Seguimos nuestro viaje por la enorme región de Emilia-Romagna y hacemos ahora una parada en el famoso Ducado de Parma. Además de disfrutar allí de su rico queso Parmigiano Reggiano (con Denominación de Origen Protegida), que utilizamos en nuestros platos, vamos a aprovechar esta ocasión para hacer una interesante ruta por los castillos de la zona.

Lo más aconsejable, para no perdernos ni un ápice de la belleza del entorno, es realizar el itinerario en coche. La ruta de los Castillos de Parma al complet, no sobrepasa las tres horas y media de carretera. Incluso, la distancia entre algunos castillos, como es el caso de la Fortaleza de Bardi y el Castillo de Compiano, es de apenas 20 kilómetros.

El alojamiento en la zona es muy sencillo, ya que la mayoría de los castillos son en sí hoteles y hospederías. De todas formas, este itinerario se caracteriza por ser un lugar muy adecuado para el turismo rural de la zona.



Fortaleza de Bardi

Fortaleza de Bardi

Nos encontramos con uno de los castillos mejor conservados de toda la ruta. Aquí no es difícil hacerse una idea y reconstruir aquella época de los caballeros del siglo IX. Hoy en día, la Fortaleza de Bardi es el eje principal de las actividades culturales que se desarrollan en el Valle del Ceno. Dos cuestiones convierten la edificación en un lugar imperdible: la celebración de sus famosos mercados medievales y la historia de su fantasma.

El comandante Moroello y su enamorada Soloeste, víctimas de un error, acabaron suicidándose en la Fortaleza de Bardi. Desde entonces se dice que el fantasma del caballero enamorado vaga por el castillo como alma en pena. ¡Avísanos si lo ves!

Castillo de Compiano

Castillo de Compiano.

El Castillo de Compiano se encuentra vinculado a la historia de la importante Casa de los Farnesio, la familia aristocrática que, durante dos siglos, ostentó el ducado de Parma. Edificado en el año 1000, en la actualidad puedes pasar una noche en alguna de sus lujosas estancias puesto que es uno de los mejores hoteles de la zona.

Al encanto de Compiano hay que añadir el interés que ofrecen sus tres museos, dedicados al mobiliario típico de la época, a los secretos de la masonería y a la gastronomía y enología de la zona, respectivamente.

Castillo de Felino

Castillo de Felino

 

Los poderosos bastiones del Castillo de Felino nos recuerdan su pasado glorioso y militar. Hoy parece mentira que este coloso lleve en pie desde el siglo IX. Su extraordinario estado de conservación también se debe al hecho de que en la actualidad sirva como hotel y lugar para la celebración de bodas y eventos.

Hoy en día el castillo es un lugar único que ofrece a sus huéspedes un ambiente elegante y lleno de encanto, celosamente guardado por las antiguas murallas y por su enorme foso.

Castillo de Scipione

Castillo de Scipione

Nos trasladamos hasta un lugar paradisíaco, concretamente en los alrededores del Parque Regional Stirone y Piacenziano. Estamos cerquísima de Salsomaggiore Terme, concretamente en la ruta entre Parma y Piacenza. Aquí estamos, en el Castillo de Scipione, considerado Monumento Nacional desde principios del siglo XX.

Nuevamente comprobamos que el castillo ha sido adaptado para ofrecer los servicios de un hotel de lujo y, aunque las suites no gocen de aire acondicionado, las gruesas paredes de piedra ayudan a mantener una temperatura ideal durante todo el año.

El Castillo de Scipione es ideal como punto de partida para realizar un curioso itinerario a través de las iglesias románicas de la zona y complementar la ruta con una buena cata de vino de la zona.

Castillo de Torrechiara

Castillo Torrechiara

Esta fortaleza del siglo XV apabulla por sus enormes dimensiones, que lo convierten en uno de los castillos más grandes de la región de Emilia-Romagna. Observando su imponente perfil es fácil imaginar aquellos tiempos de caballeros andantes e históricas batallas.

Entre sus cuatro torres unidas por doble muralla nos espera la belleza inusual de la Camera d’Oro, una estancia curiosamente dedicada al mundo del erotismo. Como curiosidad cabe destacar que en la década de los ochenta se rodaron en el Castillo de Torrechiara alguna de las escenas de la película Lady Halcón, protagonizada por Michelle Pfeiffer.

Como podéis ver, en esta ruta por los castillos y fortalezas de Parma hay diversión para todos los gustos: historia, paisajes espectaculares, arquitectura, parapsicología, gastronomía, enoturismo, aventura… Por nuestra parte, solo nos queda decirte que es un itinerario muy recomendable. ¡No te lo pierdas!

Menú
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Más sobre nuestas cookies
Ok