3 lugares para  vivir un otoño italiano
06
Oct

3 lugares para vivir un otoño italiano

La palabra otoño viene de ‘autu’, un término que utilizaban los etruscos para hablar del paso del tiempo. Los romanos la transformaron en ‘autumnus’. Para ellos esta época del año consistía en alcanzar una especie de plenitud personal. Al igual que los árboles dejan caer sus hojas, para nosotros el otoño es momento de cerrar cosas pendientes y empezar otras nuevas. 

Los paisajes italianos invitan a sumergirse en estos nuevos comienzos con energías renovadas. La tranquilidad del otoño, frente al turismo masivo del verano, convierte a esta estación en el momento perfecto para una escapada. ¿Te gusta el plan? Termina de animarte con nuestra recomendación de 3 lugares para pasar un otoño de ensueño. 

1.    Val d’Orcia

Val d'Orcia

Se encuentra en la provincia de Siena, en pleno corazón de la Toscana. Montepulciano, Chianciano, Pienza y otros de sus pequeños pueblecitos te enamorarán. El verde de los valles da paso a colores ocres y rojizos entre los que perderse disfrutando de una copa de vino toscano.  

Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2004 y no nos extraña. Sus colinas suaves, sus grandes viñedos y el río Orcia atravesando el valle, componen una de las postales más bonitas del otoño italiano. Sin duda, un lugar al que ir a disfrutar de la tranquilidad y del aire fresco en plena naturaleza. 

2.    Bologna

Bologna

Si en lugar de naturaleza te apetece un plan más urbanita, Bologna es tu sitio. Con el segundo centro histórico más antiguo de Europa, los colores de sus edificios medievales se entremezclan con los propios del otoño, dejándonos una instantánea de recuerdo. 

Frente al caluroso verano en Bologna, en otoño, el clima es notablemente más agradable y el ambiente estudiantil vuelve a su máximo esplendor, llenando la ciudad de vida. 

No puedes irte de allí sin probar la lasagna o un plato de pasta a la bolognesa. 

lasagna

 

3.    Torino

Torino

Ya dedicamos un artículo a esta maravillosa ciudad del norte, capital de Piemonte y la que fuera primera capital de Italia allá por el año 1861, pero en otoño Torino cobra un significado especial. Es perfecta para actividades al aire libre y en interior. 

Pasea por sus calles principales y por el parque Valentino para envolverte con los colores y los aromas de esta estación.  

Si el tiempo no acompaña del todo, no te preocupes, que su Museo del Cine y su Museo Egipcio, ambos referentes internacionales, podrán salvarte una tarde de lluvia. Acaba la visita cultural refugiándote en una de sus preciosas cafeterías y pidiéndote algo con chocolate, el producto estrella de la ciudad. Tanto es así que le dedican un festival entero en su honor, el Cioccola-tó.

Y si ahora mismo no tienes en mente viajar a Italia, te proponemos un plan al estilo torinense: pasa una tarde otoñal con nosotros disfrutando de delicias chocolateras

Cioccofondente