Ascoli Piceno, una ciudad para vivirla
17
Mayo

Ascoli Piceno, una ciudad para vivirla

En el otro corazón de la ciudad medieval de Ascoli Piceno, capital de la provincia homónima de las Marcas, la Piazza di Arringo ofrece un bonito conjunto de edificios de diferentes épocas y varios museos para conocer a fondo Ascoli. Probablemente esta plaza también fue un antiguo foro romano y su nombre, del aringhi o arenghi, hace referencia a las reuniones populares que solían tener bajo el olmo que presidió el centro de la plaza donde se discutía sobre política y justicia durante el Medievo. Y es que esta plaza está considerada como el centro político de la ciudad debido a la presencia de los centros de poder, como la Catedral de San Emidio, patrón de Ascoli Piceno, el Baptisterio de San Giovanni y otros edificios privados como el Palacio Obispal, el Palazzo Panichi (actual sede del Museo Arqueológico Estatal) y el Palazzo dell’Arengo, que hoy alberga el Museo Cívico.

Todos estos edificios tienen en común el material empleado en su construcción que es el mármol travertino, la piedra blanca local que hace de Ascoli una ciudad única en su aspecto. La catedral, de los siglos VIII y XVI, junto al Baptisterio de San Giovanni, de estilo austero románico de los siglos V y VI, son los dos edificios religiosos y más antiguos del conjunto de la plaza. En cambio, tanto el Palazzo Panichi como el Palazzo dell’Arengo son los principales edificios civiles y renacentistas que albergan sendos museos. Por un lado, el Palazzo Panichi, como Museo Arqueológico estatal, alberga una buena muestra de restos de las primeras civilizaciones que pasaron por el territorio. Por otro, el Palazzo dell’Arengo contiene una interesante pinacoteca que incluye obras de Tiziano, Guido Reni o Giuseppe Pellizza.

Ascoli piceno fuente

 

Además de este activo pasado social y cultural, esta plaza mantiene vivo su espíritu gracias a la recreación que hacen cada primer domingo de agosto del Torneo Medieval de la Quintana. Este evento, cuyo origen se remonta a los siglos XII y XIII, es el acontecimiento histórico más importante de la región de las Marcas, y el otro en importancia en Ascoli, junto a la celebración del carnaval. Y es que esta fiesta medieval reúne a cerca de 1.500 figurantes, vestidos con trajes del siglo XV, para recrear este torneo de caballeros por el que los 6 barrios de la ciudad se disputan el ansiado Palio. Pero no te preocupes si no puedes estar presente en agosto, en julio los habitantes de Ascoli Piceno realizan una recreación extraordinaria nocturna que resulta igualmente vistosa.

La fritura, especialidad ascolana

Con tanto culto al intelecto, seguro que necesitas reponer fuerzas. En Ascoli Piceno tienes donde elegir. Su recetario a base de ingredientes sencillos y de excelente calidad conforman platos muy variados, elaborados con pescado, carnes y verduras, aliñados con su reconocido aceite de oliva. Sus aceitunas, la oliva tenera ascolana (aceituna tierna ascolana) que ya era famosa en la época romana, son de hecho una de las señas de identidad de la gastronomía ascolana. El otro ingrediente importante de esta tierra es el anís, muy empleado para aromatizar licores y en la elaboración de su repostería. Un placer culpable que te recomendamos probar.

En esta segunda incursión en Ascoli Piceno descubrimos los segundos platos más característicos de su gastronomía. Uno de los más emblemáticos es el frito misto all’ascolana. De hecho, es probable que no puedas escapar a esta sugerencia que consiste fundamentalmente en una fritura que combina las famosas olivas all’ascolana, (aceitunas rellenas de carne y fritas), crema pastelera rebozada, que amarás u odiarás, calabacín y alcachofas y por último chuletas de cordero. Ahora bien, si quieres rebajar la cantidad de calorías, tienes otras opciones como el pavo a la ascolana, con acompañamiento de aceitunas y aromatizado con hierbas aromáticas, bayas de enebro e hígado. Y por último dispones de dos guisos: Por un lado, la coratella de cordero, que lleva huevo cocido, tomate y pimienta y por otro, el guiso de bacalao con salsa de hierbas aromáticas muy habitual en Semana Santa.

Crema frita

 

La guinda de Ascoli Piceno la ponen sus dulces y su repostería. Es recomendable degustarlos en el emblemático Caffé Meletti, uno de los 150 cafés con más historia de Italia. Aquí empezar el día o prolongar una sobremesa se antoja un plan irresistible, sobre todo si acompañas el capuccino de la mañana o el espresso vespertino con crema frita, una crema pastelera aromatizada con anís, como la que acompaña el fritto all’ascolana. También puedes elegir entre el frustingo, un dulce típico de Navidad de origen etrusco, elaborado con cereales como el farro, la espelta, mosto, uvas pasas e higos; o los famosos raviolis fritos, presentes todo el año, rellenos de crema de castaña o queso ricota. Estando en este café es imprescindible que pruebes el famoso licor de anís, elaborado con anisetta desde 1870 por Silvio Meletti. Te aseguramos que tu experiencia en Ascoli Piceno habrá sido de lo más redonda.

42.8536043, 13.5749442

Ascoli Piceno

Entre los Montes Sibilinos se ubica Ascoli Piceno. Capital de la provincia más al sur de las Marcas, esta bella localidad está rodeada por los ríos Tronto y Castellano, que van a desembocar al mar Adriático.

Población: 49.253 hab.

Superficie: 160,48 kmª