Asti, otoño de festivales gastronómicos
03
Sep

Asti, otoño de festivales gastronómicos

Rodeada por las provincias de Turín, Alessandria y Cúneo, en pleno corazón del  Piamonte, la provincia de Asti se encuentra en un enclave geográfico privilegiado entre las famosas colinas de Langhe, Monferrato y los Apeninos Ligures. Aquí los inviernos son muy fríos y los veranos muy calurosos, típico clima del valle del Po. Asti, es una provincia eminentemente agrícola y en sus valles encontramos sobre todo viñedos.

La capital homónima de la provincia fue fundada por el Imperio Romano, aunque antes incluso de que llegasen , los ligures ya establecieron un pueblo justo donde se ubica actualmente la ciudad. Su época de mayor esplendor fue sin duda la Edad Media, entonces Asti pasó a ser un centro comercial y financiero muy importante.  Hoy en día se intuye el pasado glorioso de la ciudad dando un paseo por sus calles con sus  palacios y sus casas medievales. Llaman la atención entre sus ruinas arquitectónicas la enorme cantidad de torres que todavía hay en pié, de hecho Asti fue conocida como la Ciudad de las 100 Torres y la cifra real llegó a ascender hasta las 120 durante el Medievo. Por la ciudad cruzaban los principales pasos que se dirigían tanto a Suiza como a Francia, motivo por el cual su situación estratégica y privilegiada ha sido tan disputada a lo largo de la historia. Las torres fueron vitales para resistir a los constantes ataques y asaltos a los que fue sometida.

La provincia de Asti cuenta con una oferta gastronómica de reconocido (y muy merecido) prestigio internacional. Todos los años se celebran festivales de gastronomía de referencia como el ”Festival delle sagre di Asti”, también conocido como el “Festival de los Festivales”; se celebra el segundo domingo de septiembre y en el que se improvisa un gigantesco restaurante al aire libre, donde los vecinos se desplazan desde todos los puntos  de la región para ofrecer sus propias especialidades culinarias, siempre acompañadas del buen vino de la tierra ¿Os imagináis la tan experiencia fantástica que supone comer aquí?

Si hay alguna ciudad en el mundo que puede competir con Alba por el reinado de la trufa blanca, ésa es Asti. Rivales históricas, cada temporada luchan por ofrecer las trufas de mejor calidad y en ocasiones Asti intenta adelantar la venta de sus trufas de otoño a verano con el ánimo de anticiparse a su competidora.

La tradición impregna muchos de los platos de Asti, siempre con productos propios de la provincia como el Cardo Gobbo de Nizza Monferrato; él único cardo del mundo que se puede consumir crudo. Para ello, se debe cultivar de una forma muy particular, doblando el tallo, de forma que éste pierda elasticidad y clorofila y se blanquee adquiriendo la ternura necesaria para ser poder consumido directamente y es uno de los ingredientes indispensables para mojar en la Bagna Caoda.  La Bagna Caoda es uno de esos platos cuya elaboración parece fácil, una especie de Fondie ya que es una salsa caliente en la que se mojan distintas verduras, y como suele ocurrir, encontramos distintos ingredientes en función de la parte del Piemonte en la que nos encontremos. Este plato era muy popular en la zona de Monferrato donde los trabajadores del campo y sus familias la comían al final del día para reponer fuerzas, cumple todos los requisitos propios de las recetas humildes: es económica, sustanciosa y rápida; Bagna Caoda quiere decir “baño caliente”, ya con el nombre nos hacemos una idea de lo reconfortante que es comerla. Dos cosas importantes: se debe elaborar y comer en un recipiente de barro, y nunca debemos dejar que hierva. Imaginemos a estos agricultores después de un día de vendimia sentados alrededor de las brasas con su puchero de barro en el centro, mientras cada uno va introduciendo sus verduras en esta salsa… También se dice que este plato representa la hospitalidad y amistad. La receta original se elabora con aceite de nuez, anchoas, ajo y en el mejor de los casos trufas blancas para terminar. En ocasiones se añadía un poco de agua, para ahorrar aceite, pero cuando las condiciones económicas mejoraron se eliminó el agua y se incorporo la mantequilla. Con el tiempo se introdujo el aceite de oliva de la vecina Liguria, producto de los intercambios entre ligures y piamonteses, al igual que las anchoas, ya que por esta zona cruzaba el conocido “camino de la sal”. La Bagna Caoda es perfecta para tomar con un vino tinto de la región con mucho cuerpo, sugerimos el barbera D’Alba.

Es muy probable que haya oído hablar de Asti por su famoso vino espumoso, el “Asti Espumante”, unos de los vinos italianos más exportados junto con el  Lambrusco y el Prosecco. Blanco, de sabor dulce y afrutado, muy aromático y con matices secos, es un vino perfecto para brindar en las celebraciones, además marida con cualquier tipo de postres y platos dulces. En navidad nunca puede faltar acompañando al Panettone. Otro vino de Asti que también va muy bien con dulces es el Moscato d’Asti, un moscatel suave muy afrutado y de intenso aroma.  la verdad es que Asti tiene unos vinos fantásticos y recomendamos festival Douja d’Or que se celebra en septiembre para descubrirlos. Se nos ocurren muy pocos planes mejor para el otoño que pasarlo en el piemonte probando las especialidades locales. Sin duda de septiembre a noviembre, la cocina del Piamonte brilla en todo su esplendor, hasta el punto de que nos impacientamos las últimas semanas del verano… Estamos deseando que llegue otoño con todas sus consecuencias…¡ y sus encantos gastronómicos!

Seguimos recorriendo el Piamonte y disfrutando de todo lo que nos ofrece… Nuestro próximo destino es Cuneo, y especialmente la feria de la trufa blanca de Alba ¡Nos morimos de ganas!

44.9007512, 8.2064257

Asti

Asti (en italiano Provincia di Asti) es una provincia en la región del Piamonte, en Italia. Su capital es la ciudad de Asti.

Población: 208.339 hab.

Superficie: 1,511 kmª