Avellino y sus pueblos fortificados
30
Ene

Avellino y sus pueblos fortificados

 

La provincia de Avellino se compone de 119 municipios, entre los destacan algunos de singular belleza. Es el caso de Nusco, considerado como uno de los pueblos más bellos de Italia, por su  su conjunto monumental, situado a 914 metros de altura, desde el que se divisa el río Ofanto y los valles de Calore Lucano. Se trata de hecho, de la tercera localidad más elevada de la provincia donde, sin duda, destaca su castillo, una fortificación que antaño servía para controlar las crecidas del río, además de actuar como baluarte defensivo. Asimismo, los palazzos de Nusco también son un atractivo que visitar. Construidos en la piedra de la zona fueron lugares de residencia de las familias nobles de Nápoles, como la D’Aquino o la de los Gianvilla.

No lejos de esta población, se sitúa Montemilleto y su famoso castillo Leonessa, perteneciente a la familia feudal de los Tucco. Los orígenes de este castillo, situado igualmente en lo alto de una montaña, pertenecen al período lombardo de los siglos VIII y IX, aunque el Conde de Tocco convertiría el castillo en una residencia de estilo renacentista a finales del siglo XVI. Los Tocco no fueron la única familia que se disputaron o residieron en esta fortaleza: Los Durazzo, Caracciol,  la familia della Leonessa y hasta Carlos III de Borbón pisaron este monumento que hoy se mantiene intacto al paso del tiempo.

montemilleto

Por último, y en este recorrido por la provincia de Avellino, no te pierdas la visita a Lauro y el castillo de Lancelotti, que se sitúa en un enclave estratégico en el municipio de Ariano Irpino.  Sus orígenes se remontan al siglo XI, pero su última reconstrucción data de mediados del siglo XIX llevada a cabo por el príncipe Filipo Lancelotti, en la que se mezclan los estilos arquitectónicos gótico, renacentista y barroco. La fortaleza es una impresionante edificación de origen medieval que, al igual que las construcciones anteriores, se mantiene perfectamente conservado con dos grandes torreones y una gran muralla que, desde lo alto de la colina en la que se ubica,  seduce al visitante que se acerca hasta esta localidad.

Gastronomía de la provincia

EL territorio de Hirpina destaca por la fertilidad de su suelo y la gran variedad de cultivos que ofrece al cobijo de la cadena montañosa. De ahí, que los productos más habituales de la zona sean sobre todo las verduras, las carnes y los productos lácteos. Entre las primeras destacan las hortalizas como la cebolla cobriza o la alcachofa de Monitoro o de Paestum de Indicación Geográfica Protegida (IGP) y el pimiento Quagliettano. Con ellas los avellineses elaboran recetas llenas de tradición combinadas con excelentes carnes de cerdo y res. Pero además del buen comer, la provincia de Avellino es un territorio de buen beber, gracias a los vinos que se cultivan en la zona como son el Taurasi, reconocido internacionalmente, y los blancos Greco di Tufo y Fiano. Los tres son los únicos vinos del sur de Italia con el reconocimiento de DOCG.

Ahora, si necesitas reponer fuerzas en esta región de Campania, nada como probar las salchichas frescas de carne de cerdo. Los avellinenses llevan trabajando este tipo de carne desde hace siglos y por eso Hirpina cuenta con un recetario en el que éstas suelen ser habituales. Normalmente se preparan condimentadas con diferentes especias y cierto sabor picante que, al acompañarlas de un buen vino rojo como el Taurasi, realza toda la potencia de sus sabores y aromas. Igualmente, no pierdas ocasión de probar el pollo o el cordero a la brasa y especiados y cocinados con las verduras de esta región.

torrone

Pero si en la anterior parada te quedaste con ganas de saborear un manjar dulce, este es el momento para disfrutarlo. En la región de Hirpina abundan productos de gran calidad como la manzana annurca de Campania de IGP, muy presente en repostería. Pero sin duda, la producción de castañas y avellanas en esta región tienen mucho peso. Tanto es así que la castaña de Montella dispone del sello de IGP y está considerada una de las mejores de Italia. De ahí que sea frecuente utilizarla en confitería para la preparación mermeladas, cremas y marrón glacé. Uno de los postres más tradicionales de la región, como es el Spantorrone, un dulce que consiste en un bizcocho con turrón se elabora con avellanas, almendras, vainilla y licor Strega. Seguro que es un final dulce para cerrar esta ruta por las fortificaciones de esta región de Campania.

40.914388, 14.7906121

Pueblos y sus castillos en la provincia de Avellino

En el accidentado territorio de Avellino se suceden pequeños pueblos con encanto, más allá de su capital homónima, en los que destacan sus llamativos castillos y sus perfectos cascos históricos. 

Población: 428.587 hab.

Superficie: 2.806,07 kmª

En nuestra carta