Chieti, una provincia muy completa
25
Abr

Chieti, una provincia muy completa

Además de su capital, Chieti, la provincia homónima, también conocida como provincia “teatina” por su antiguo nombre (Teate), es un perfecto equilibrio entre mar y montaña, con opciones para todos los gustos y actividades para todas las épocas del año. La provincia se encuentra dominada por el macizo de la Majella, en los Apeninos centrales de la región de Abruzzo y en el corazón del Parque Nacional de la Majella. En esta zona, las excursiones senderistas, el avistamiento de aves y las rutas en bici son algunas de las actividades al aire libre que puedes practicar, especialmente en primavera y otoño. Mientras que en invierno puedes reservar pista en Pizzoferrato o la Majelletta y en verano acercarte a las localidades de la Costa dei Trabocchi, cuyo nombre “trabocchi”, se debe a las construcciones de madera de los pescadores.

Pero no solo de paisaje vive esta rica y sorprendente provincia. Chieti es también un crisol de poblaciones, muchas de ellas, de orígenes prerromanos. Así sucede con la localidad de Vasto que, al igual que le ocurre a la ciudad de Chieti, se encuentra dividida en dos. Por un lado Vasto capital, con su centro histórico lleno de palacios y museos de interés, y por otro Vasto marina,  bañada por las aguas del mar Adriático y más orientada a zona residencial y destino por excelencia de ocio y de playa. En Vasto capital no debes dejar de visitar la loggia Amblingh, una terraza con vistas espectaculares a la playa o el Palazzo d’Avalos, una magnífica edificación de origen medieval que se remonta al siglo XIV y que en la actualidad alberga el Museo Arqueológico y la pinacoteca.

Ortona

Tras Vasto, la visita a la provincia de Chieti contempla también una visita a la localidad de Lanciano, famosa por la buena conservación de sus termas romanas, así como su barrio antiguo, lleno de puntos de interés, como el Museo Cívico Arqueológico o su Catedral, construida sobre un antiguo puente romano. Pero dado que la provincia se encuentra cerca del mar, reserva una escapada para visitar las bonitas localidades de Ortona o Pescara con sus magníficas y kilométricas playas. En Ortona, visita el Castillo Aragonés o el Palazzo Farnese, mientras que en Pescara debes hacer parada en la casa-museo del poeta Gabriele d’Anunzio y contemplar el arte del Museo d’Arte Moderno de Vittoria Colonna. Seguro que tanta visita te abre el buon appetito.

Gastronomía teatina

Y es que si hay algo bueno que te puede ofrecer Italia es siempre su extensa y variada gastronomía. Es el caso de esta provincia teatina, donde sus mesas cuentan con una amplia selección de productos de excelente calidad, como su aceite de oliva, del que puedes incluso visitar un fantástico museo, el del Museo dell’olio en Loreto Aprutino. Asimismo, la trufa, cuyo aroma es tan característico de tantas elaboraciones culinarias italianas, también tiene especial presencia en esta región, además de los quesos, como el ricota, el queso pecorino, el fior di latte o el scamorza. Pero si por algo tiene fama esta provincia es por ese equilibrio de sabores entre lo mejor que proporciona la montaña y sus valles, como sus carnes y la miel de los bosques y el mar con sus pescados frescos.

Desde luego los platos principales de esta provincia deben acompañarse obligatoriamente de pan, porque entre sus guisos de carne y de pescado seguro que rebañarás hasta la última gota. Además, el pan de la región de Abruzzo posee un origen muy antiguo, - desde la época romana -, y una amplia tradición debido a su cuidada elaboración artesanal, como la pagnotta un tipo de hogaza que curiosamente se elabora con patata, uno de los productos que más se cultivan en la región. Asimismo, se emplea la harina de maíz para elaborar un pan semiesférico hecho al horno de leña y un tipo de trigo duro de origen indígena, el “capelli” del que se obtiene un curioso pan aromático y de color amarillo. 

Arrosticini

Ahora falta acompañar con un buen plato principal, como puede ser un asado de carne de conejo a la chietina, o los famosos arrosticini, unos pinchos morunos que a menudo se elabora con carne de cordero. Como acompañamiento ligero puedes optar por el rape strascinate, nabos asados. No obstante, la provincia de Chieti también del mar, por eso en la carta de sus trattorias, osterias y restaurantes puedes encontrar, elaboraciones como el brodetto alla vastese un guiso que se prepara con varios pescados de la costa, salsa de tomate y pimientos. No dejes de probarlo en alguna de las localidades costa y si puede ser con un buen vino de la región, como el tinto Montepulciano o un blanco Trebbiano, mejor.

Para poner la guinda, la repostería de la región teatina incluye algunas tentaciones como los bocconotti, unos pasteles, en forma de magdalenas, que pueden llevar diferentes rellenos de crema de café, chocolate y almendras y cuyo origen se remonta al siglo XVIII. Igualmente te será difícil resistirte a los fiadoni una especie de raviolis cocinados al horno y rellenos de queso rigatino, muy habituales en período de Pascua que puedes maridar perfectamente con un licor de hierbas Amaro, cuyo contraste entre dulce y amargo te ayudará a digerir toda la historia, cultura y gastronomía de esta rica región de Italia.  

42.347886, 14.1635845

Provincia de Chieti

En la región de Abruzzo, la provincia de Chieti se descubre como un enclave de gran belleza natural, con los apeninos centrales, sus valles y las múltiples localidades de mar y montaña. 

Población: 381.993 hab.

Superficie: 2.488 kmª