Descubriendo Valtellina
18
Feb

Descubriendo Valtellina

Conocida por la belleza intacta del Parque natural de lo Stelvio, por la variedad de termas naturales, por su imponente tradición gastronómica y por acoger al campeonato del mundo de esquí, y otros eventos de fama internacional, relacionados con los deportes invernales, ¡hoy estamos en Valtellina! Livigno, Bormio, Santa Caterina Valfurva, son solo algunos nombres de los sitios más prestigiosos que pertenecen a estos preciosas valles, apreciados por todo tipo de turistas.

Incrustada entre los Alpes, en la parte más septentrional de Italia, la Valtellina está situada a menos 100 km de Milán, y limítrofe con Suiza. Esta es una zona influenciada por antiguas tradiciones gastronómicas y conocida por sus excelencias agroalimentarias, certificadas por los sellos DOP e IGP. Entre estos, los más distinguidos son los quesos Casera y Bitto, las manzanas de la variedad golden y stark, además de su prestigiosa producción vitivinícola con el Valtellina Superiore  y el Rosso di Valtellina DOC.  Entre la categoría de las fiambres encontramos la Bresaola IGP, un producto obtenido de la transformación de los mejores muslos de buey que vienen salados, envueltos en tripa natural y puestos a secar durante cuatro u ocho semanas, dependiendo del tamaño.

La gastronomía de estos valles refleja perfectamente la complejidad de los eventos históricos de los que han sido protagonistas, siendo conquistados por los Romanos en el I siglo a.C.  Fue con la conquista realizada por Carlo Magnocuando, en Valtellina, entraron las primeras influencias francesas; mientras que, en el 1335, el territorio fue congregado a la corte de la familia Sforza, considerados los “dueños” de la ciudad de Milán. Asimismo, en el 1512, volvió a pertenecer a los franceses que la convirtieron a la religión protestante, por lo que tuvo que enfrentarse a numerosos conflictos contra los católicos, que desembocaron en el sangriento enfrentamiento del 1612, conocido como la Sacra Matanza. La Valtellina estaba en ruinas hasta la época Napoleónica, cuando pasó a Austria. En el 1859, esta se unió, finalmente, al ejército del general Giuseppe Garibaldi que obligó a los austriacos a abandonar el territorio, para unificarla definitivamente a la Lombardia.

A lo largo de los siglos, las carnes bovinas así como la caza o el pescado de rio eran una prerrogativa de los nobles y de los religiosos, que solían cocinar a la parrilla o en brochetas condimentadas con laurel, rosmarino o enebro. Mientras que, la mayoría de los habitantes tenían que conformarse con comida preparada con harinas de trigo, maíz, frutos del bosque, setas y castañas. Estas últimas venían frecuentemente mezcladas con harina para elaborar los que, hoy, se conocen como gnocchi de castañas. Esta receta, tan contundente, cocinada con caldo de gallina, mantequilla y queso, tuvo rápida difusión y pronto se convirtió en una tradición culinaria de la zona. Precisamente por la riqueza, la variedad de sus ingredientes más humildes, y por la elaboración artesanal de estos, la gastronomía de la Valtellina es famosa por satisfacer todos los paladares.

Tanto es así que, entre los antipasti más populares de estos valles, encontramos los sciatt. Una especialidad típica, elaborada como unos buñuelos con corazón de queso, sazonados con un vasito de aguardiente diluido con agua con gas, o cerveza. En el dialecto local “sciatt” significa sapo, quizá esta plato haya sido bautizado de esta manera por el ruido que provocan al morderse. Asimismo, entre los primeros platos más populares, encontramos el pizzoccheri: similares atagliatelle más cortos, hechos con 80% de harina de trigo saraceno y 20% de harina de trigo. Estos se cocinan junto con verduras, a menudo acelgas y berza, además de patatas cortadas en cubitos. Finalmente, se añade queso Casera y Grana Padano y, después, se condimentan con ajo y salvia, “dorados” a la sartén con mantequilla.

 

 


En su oferta gastronómica, la Valtellina es influenciada por la tradición alpina que aporta a sus recetas, una dieta rica en proteínas. En este sentido, como segundo plato dotado de extraordinario sabor, os proponemos la tagliata de ciervo con grappa, pasa y piñones. Por tagliata, en italiano, se entiende el tipo de corte asociado a la carne, generalmente presentada en láminas no muy finas y hechas al punto. Mientras que la grappa es una variedad de aguardiente de orujo, con graduación alcohólica que varía entre 38 y 60 grados, obtenida por destilación de las partes sólidas de las uvas, que durante la vendimia no tienen aprovechamiento. Especialmente apreciada en lugares de montaña, por las rígidas temperaturas, la grappa, a menudo, viene usada como ingrediente de cocina.

Entre las curiosidades relacionadas con estos maravillosos valles de la Lombardia, cabe destacar la presencia de una línea ferroviaria, el “Trenino Rosso del Bernina” que, en el 2008, ha obtenido el reconocimiento por parte de UNESCO, como patrimonio cultural de la humanidad. Se trata de una línea que sube por los costados de las montañas, enlazando los Alpes italianos con Suiza, y atravesando valles que resultan inaccesibles en coche. Además, durante este recorrido, entre la aldea de Poschiavo (a 1014 mt.),  y la localidad Alp Grum (a 2091 mt.), conocida como “la terraza sobre el glaciar”, es posible admirar el famoso “Pinocchio”. Esta es una montaña de 3049 mt. de altitud, llamada el Pizzo de Teo que, en dos puntos distintos del recurrido, muestra el perfil de la famosa marioneta de madera, mirando hacia el cielo. Este viaje representa realmente una experiencia muy recomendable,  siendo la travesía alpina más alta de Europa, con bajadas, en ferrocarril, de las más empinadas del mundo.

Para conocer más en profundidad esta espectacular zona del norte de Italia, en nuestra próxima excursión, seguiremos recorriendo la Valtellina, al descubrimiento de su capital: Sondrio.

46.1633869, 9.8447202

Valtellina

Valtellina es una zona alpina de Italia en el norte de la Lombardía, que constituye la parte principal de la provincia de Sondrio. Comprende el alto valle del río Adda hasta su desembocadura en el lago de Como. Su ciudad principal -y capital- es la ciudad de Sondrio.

Población: 180.000 hab.

Superficie: 3.212 kmª