Imperia y Savona, historia de dos ciudades
26
Jun

Imperia y Savona, historia de dos ciudades

Imperia y Savona se presentan ante nosotros con unos paisajes espectaculares. En  Imperia podemos disfrutar de la conocida “Riviera dei Fiori”, donde las flores recubren valles y montañas durante los meses de primavera. Las vistas en Savona no son menos impresionantes con sus encantadores pueblecitos costeros, valles, bosques y playas de aguas cristalinas.

La región de Imperia se caracteriza por sus dos caras culturales. La ciudad de Imperia, capital de la provincia, nació de la unión entre dos pueblos enfrentados históricamente, Oneglia y Porto Maurizio. Paseando por sus calles todavía puedes diferenciar claramente las dos personalidades que la componen. El río Imperia, que dio su nombre a la nueva ciudad, separa dos orillas muy diferenciadas: la de Porto Maurizio muestra una ciudad más antigua con un importante centro histórico medieval, la de Oneglia muestra una ciudad mucho más moderna. Por otro lado Savona es una región que ha sufrido todo tipo de guerras, saqueos e invasiones a lo largo de su historia. Cartagineses, romanos, lombardos, ostrogodos y bizantinos han conquistado sus ricas tierras siglo tras siglo. Pero finalmente en 1528 Savona pasó a formar parte de su enemigo histórico: el Imperio de Génova. Este sentimiento anti genovés a día de hoy todavía está presente.

La rica gastronomía de Imperia y Savona nunca habría existido sin sus importantes puertos. La gastronomía de Imperia es muy diversa debido a la división histórica de la provincia y a influencias de las culturas árabes y francesas. La cocina de Savona mezcla platos de mar y productos de la tierra. En ambas regiones se hace gran uso de las hierbas aromáticas, las hortalizas y por supuesto del excelente aceite de oliva local.

Imperia es famosa por su pasta, sus vinos (Vermentino, Pigato, Rossese…), el ajo de Vessalico, muy peculiar y muy valorado por su singular pigmentación rosa, la miel del valle Val Roja, muy apreciada por la mezcla de olores que desprende y las famosas aceitunas taggiasca, ingrediente clave en los platos locales. Savona es popular por sus albaricoques, alcachofas, calabacines, setas, castañas, vinos blancos (Lumassina, Buzzetto, Granaccia…) los espárragos violetas de Albenga, los “cicciarelli” de Noli, los tomates “cuore di bue” y las naranjas “chinotto”, que fueron traídas por comerciantes desde China en el siglo XV y se utilizan para preparar licor, refrescos, fruta confitada, mermelada y mostaza. Ambas regiones tienen su salsa local: en Imperia encontramos  el ajé, hecha a base de ajo de Vessalico, huevo y aceite de oliva y muy similar a nuestra salsa ali oli. La pasta en Savona se compaña con “sugo de carciofi”, una salsa de alcachofa muy popular en la zona.

La focaccia Liguri es junto con el pesto una de las recetas más conocidas, y la de Imperia tiene un sabor inconfundible gracias al aceite de oliva local. Los panes de esta zona se elaboraban por la noche dejando la masa reposar hasta la mañana siguiente cuando se metía en el horno y ya estaba listo para llevar, en muchos casos por los marineros que partían de viaje, de ahí la cantidad de variedades que encontramos en la zona. Al no ser una zona en la que se cultive el cereal, encontramos panes hechos con garbanzo “farinate”, o con habas “ciappe”. Todos ellos tienen en común que son generosamente regados con aceite de oliva. Otra receta local es pan de Triora, un pan confeccionado con una mezcla de harina de trigo tierno y de trigo sarraceno, una harina muy rica en proteínas sin nada de gluten. Este pan de riquísima textura se sirve con requesón de oveja o queso de cabra. Los quesos locales también son populares: El “sola” o “sora” es un reconocido queso de cabra curado. El famoso queso “pecorino” es un queso de cabra duro hecho en el Valle Arroscia y un ingrediente clave en el pesto. En este valle también se prepara el “brùsso” un queso de oveja tipo requesón. El “brùsso” se come fresco con aceite de oliva y en “torta di brùsso”, que es como una tarta de queso. El “Toma di Mendatica” es un queso hecho con leche de vaca y oveja y se usa para hacer un popular pastel de patatas llamado “frandurà”.

Para terminar con algo dulce probamos el “sciumette”, claras batidas con azúcar, cocinadas en leche hirviendo o “amaretto di Gavenola” y acompañadas de pequeñas galletas redondas con almendras y miel, no se nos ocurre una merienda mejor para las tardes de invierno; de Savona nos quedamos con la  “torta di nocciole” hecha con nueces y miel, y los “frittelle di San Giuseppe”, una especie de buñuelos rellenos que se preparan para el día del padre, fiesta, que igual que aquí ,se celebra el día de San José.

Una vez probados los dulces seguimos hasta la última provincia de esta región: La Spezia.

43.941866, 7.8286368

Imperia

Imperia se formó con la unión de dos antiguas ciudades: Porto Maurizio y Oneglia, separadas por el río Impero (= imperio), por el cual la ciudad recibe su nombre. Conocido por el fuerte establecimiento de empresas frutícolas y dotado de un concurrido puesto turístico, que se incrementa sobre todo en la estación estival, esta industria deja importantes recursos económicos a la ciudad.

Población: 40.440 hab.

Superficie: 45,26 kmª