La cocina tradicional de Rávena
23
Feb

La cocina tradicional de Rávena

Conocer Rávena es una experiencia única para los amantes de la cocina italiana. Y no es de extrañar porque, como en toda Emilia-Romagna, sus platos son deliciosos y ricos en ingredientes naturales. Su cocina tradicional bebe además de las influencias de diferentes pueblos y civilizaciones que han pasado por la zona a lo largo de la historia.

Solo con dar un paseo por la ciudad nos daremos cuenta de que los ciudadanos de Rávena aman la gastronomía y no escatiman a la hora de preparar platos bien elaborados para disfrutarlos en familia o compartirlos con amigos.

De hecho, dedican gran parte de su tiempo a elaborar su propia pasta, una de las bases más ricas y deliciosas de la gastronomía de los ravennatiPappardelle, tagliatelle sabrosos platos que te sonarán, pues son muy típicos de Emilia-Romagna y seguro que has podido probar alguno de ellos en nuestros restaurantes.

Los productos de la huerta también están ahí, para dar color y sabor a tantos platos. El carácter de la cocina mediterránea se degusta en cada bocado y el viajero gourmet dispondrá de numerosas ocasiones para descubrir todos los secretos de la cocina ravenesa.

La carne y el pescado también ocupan su espacio en la carta de platos típicos de Rávena. No debes marcharte de esta zona sin haber probado las típicas albóndigas de marisco o alguna de las sopas de la zona del Adriático, todas ellas con un sabor muy marinero. Por cierto, si oís que tienen uomini nudi (hombres desnudos), sabed que, por raro que os suene el nombre, se están refiriendo a uno de los platos más famosos y degustados de la zona.

Los “hombres desnudos” están elaborados con uno de los peces más populares de la región. Se trata de una pequeña especie de pescado del Adriático que se combina con huevos y patata hasta formar una tortilla deliciosa.

El cerdo también forma parte de los ingredientes de un buen número de platos ravennati, si bien il castrato, un cordero castrado que se cocina a la parrilla con aceite y limón, es uno de los platos de carne más suculentos. También podrás encontrarlo en distintos guisos.

 

Como puedes ver, los fogones de la ciudad bizantina no paran de sacar delicia tras delicia. Es el caso de los estupendos postres que preparan para culminar una buena comida. Son dulces extraordinarios que no dejan indiferente a nadie. De hecho, debes probar un buen café acompañado con ravennino, un chocolate típico de Rávena preparado con piñones tostados. ¡Para chuparse los dedos!

Si pretendes conocer un postre más elaborado, te recomendamos la torta Teodora, que se llama así en honor a la emperatriz de Bizancio, una gran defensora de Rávena. Harina de garbanzos, canela, piñones y almendras se combinan para ofrecernos una tarta riquísima que puedes comer en cualquier momento, acompañada con zuppa inglese (crema inglesa). Esta torta no falta en ninguna de las cartas de los muchísimos restaurantes de Rávena, así que probarla no resultará difícil.

Hay que destacar que la mayoría de estos platos proceden de la denominada “cocina para pobres”. La Azdora o matriarca de la casa, a menudo tenía que ingeniárselas para preparar desayuno, almuerzo y cena sin apenas recursos. Es por ello que, a base de ingenio y buen hacer, conseguía platos estupendos que han pasado de generación en generación y que hoy suponen uno de los mayores reclamos de la provincia, atrayendo a miles de visitantes cada año.

44.4183598, 12.2035294

Rávena

Rávena está buenísima. Pasta fresca, cordero, cerdo, todo tipo de pescados y maricos y unos postres deliciosos conforman un menú exquisito que no te puedes perder.

Población: 159.390 hab.

Superficie: 652,83 kmª