Los 5 monumentos imprescindibles de Piacenza
23
Ene

Los 5 monumentos imprescindibles de Piacenza

No podemos terminar nuestro periplo por la ciudad de Piacenza sin hacer un alto en el camino para conocer los 5 monumentos imprescindibles de esa ciudad que está para comérsela. Esta capital de la gastronomía de Emilia-Romagna cuenta con un gran patrimonio arquitectónico. Así que combina el placer de comer con el de mirar y... ¡disfruta de su belleza!

Piacenza

 

Piazza dei Cavalli

Esta plaza cuenta con imponentes esculturas ecuestres de los duques de Farnesio, Alejandro y Ranucio I. Recargadas y barrocas, las estatuas del escultor Moschi han acabado por dar nombre a piazza en la que se encuentra el Palacio Gótico y la Iglesia de San Francisco.

Piacenza

 

Palazzo dei Comune

Conocido también como Palazzo Comunale o il Gotico, este edificio del siglo XIII alberga el gobierno de Piacenza. Evidentemente se trata de una construcción del medievo de estilo cívico. Del diseño original solo nos queda el lado norte, sus almenas y el campanario central.

Piacenza

 

Duomo o Catedral

Un valioso paradigma de la típica catedral románica con el estilo del norte de Italia. Resalta su fachada, de mármol rosado veronés y piedra dorada. Te recomendamos que la visites al amanecer o al anochecer, cuando la piedra toma diferentes tonalidades gracias a los rayos solares. Che belleza!

Piacenza

 

Basílica de San Antonio

Más arquitectura románica, aunque en esta basílica lo que resalta es su inmensa torre de ocho lados. Contiene las reliquias de San Antonio Mártir. Sirvió de escenario para firmar la paz de Constanza. No hay que perderse los frescos interiores de Camillo Gervasetti.

Piacenza

Iglesia de San Francisco

Constituye una de las fachadas de la Piazza dei Cavalli, un edificio del románico tardío, correspondiente al siglo XII, muy venerado durante la Edad Media. Permanecen los antiguos claustros y es una maravilla poder fotografiarlos. La puerta principal se enriquece con una gran vidriera del siglo XV, en la que se representa el éxtasis de San Francisco, que da nombre al edificio. Recuerda que estás en uno de los santuarios de la gastronomía italiana. Disfrutar de un gelatto, una porción de pizza o sentarte de vez en cuando a descansar, entre monumento y monumento, para reponer fuerzas con unos tagliatelle con salsa de noci (nueces) será todo un placer.