Lucca, la ciudad musical de la Toscana
13
Oct

Lucca, la ciudad musical de la Toscana

Inalterable al paso del tiempo, la ciudad de Lucca conserva el encanto de su pasado medieval al tiempo que resuena la música del gran compositor Giaccomo Puccini. Historia, música y buena gastronomía se concentran en esta bonita ciudad de la Toscana ¿Nos acompañas?

A medio camino de Pisa y Florencia se sitúa Lucca, una joya medieval que ha logrado sobrevivir intacta al paso del tiempo. Durante 500 años la ciudad mantuvo su independencia (hasta 1847) y sobrevivió a los vaivenes de las sucesivas guerras en territorio toscano, de ahí que se haya conservado tal cual hasta hoy. Empezando por sus 3 km de murallas renacentistas, - reconvertidas en un agradable parque - hasta llegar a su casco histórico, lleno de callejuelas de trazado medieval, grandes plazas, numerosas iglesias y palacios. Por algo es conocida como la ciudad de las 100 torres y las 100 iglesias.  

Sólo en su perímetro amurallado existen cerca de 10 baluartes defensivos y varias puertas que dan acceso al casco antiguo. Atravesando el Portón de San Pietro pronto se llega a las plazas de San Martino, Anteminelli y San Giovanni, el núcleo que reúne los principales edificios religiosos de la ciudad: El Duomo de San Martino, el Baptisterio y la Iglesia de Santa Reparata. La catedral de Lucca es una iglesia románica del siglo XII que destaca por una fachada de mármol bicromado de gran belleza, mientras que su interior contrasta por su estilo gótico.  

casco histórico Lucca

 

Cerca de este entramado de calles se sitúa la Via Fillungo, principal arteria comercial de la ciudad que la atraviesa de norte a sur. Por esta agradable vía se suceden preciosos palacios renacentistas y se encuentra la Torre de las Horas, la torre más alta y emblemática de la ciudad. Dicha torre del siglo XIII ofrece unas bonitas vistas de Lucca.. Desde aquí hasta la Piazza del Mercato sólo hay un paso y su visita merece mucho la pena. Construida sobre un anfiteatro romano del año 177 a.C. esta original plaza de forma ovalada hoy concentra la vida de Lucca con restaurantes, cafeterías, heladerías y tiendas. 

La música, la otra protagonista de Lucca

Además de la autenticidad de su patrimonio arquitectónico, en Lucca existe otra gran protagonista y es la música. Aquí fue donde el famoso compositor de ópera Giacomo Puccini nació en 1858 y por eso una visita a esta bella ciudad requiere varias paradas. Como en su casa natal, reconvertida en Museo pasando por el Teatro Giglio, El Instituto Musical, la iglesia románica San Michele in Foro (del siglo XI) en cuyo coro cantaba hasta llegar al Di Simo Caffè, lugar de encuentro de la escena cultural italiana y lucchese.

Lucca y su gastronomía tradicional

En este punto hacemos un descanso para saborear los exquisitos platos que esconde esta encantadora ciudad de la Toscana. Si el hambre aprieta mientras nos perdemos por sus calles medievales, una buena opción es entrar en calor saboreando alguno de los platos principales del recetario lucchese. Además de exquisitas, las recetas de estos platos reconfortantes poseen orígenes muy antiguos. De ahí que la base de la mayoría esté compuesta de ingredientes humildes, pero de excelente calidad.

Uno de estos platos, y también uno de los más emblemáticos de Lucca es la farinata al estilo lucchese. A diferencia de la tradicional farinata, - una torta elaborada con harina de garbanzos, cuyo origen se remonta al s. XIII -, la farinata lucchese se asemeja más a una sopa. Conocida como la sopa de los pobres, está elaborada con alubias, col negra, típica de la región, lardo (una especie de tocino curado con romero y manteca de cerdo que ya consumían en la Antigua Roma), tomate y harina de maíz.

Otros platos destacables son el farro, la garmugia o el zuppe. El primero consiste en un guiso cuyo ingrediente principal es el farro de Garfagnana de Indicación Geográfica Protegida, un grano milenario procedente de los pastores nómadas de Siria y del Antiguo Egipto que llegó a Grecia y a Roma. La garmugia consiste en un guiso de carne de ternera con verduras mientras que la zuppe es una versión más ligera de la farinata, elaborada con alubias, patata y col negra principalmente, similar al potaje.

Pero como sabemos lo amante que eres de la irresistible pasta italiana, en Lucca no puedes dejar de probar los tordelli, una pasta fresca similar a los ravioli de forma semicircular rellena de carne de cerdo y ternera maceradas con tomillo y queso parmigiano. 

ravioli

 

Y si todavía tienes hueco, Lucca también te sorprenderá con un plato que resucita a cualquiera: El matuffi.  Esta receta de la tradición lucchese se elabora con una base de polenta (harina de maíz), - ingrediente habitual en muchas recetas italianas -, con una guarnición de ternera, setas y queso parmigiano colocada encima. ¡Una guinda estupenda para despedir Lucca por el momento… Buon appetito!