Lucca palaciega y sus alrededores
19
Oct

Lucca palaciega y sus alrededores

Lucca merece más de un día de visita. Cómoda de ver, ya sea a pie o en bici, este tesoro del medievo deslumbra por su rico patrimonio cultural. Empezando por sus numerosos palacios renacentistas, como el famoso Palazzo y la torre Guinigi. Este edificio del siglo XIV es una de las villas más imponentes de Lucca, perteneciente a la principal dinastía que gobernó la ciudad. Hoy alberga el Museo Nacional que supone un recorrido histórico de Lucca con restos arqueológicos etruscos y romanos, así como una amplia colección de pintura de finales del siglo XVIII. Pero sin duda, uno de los símbolos de esta villa es su torre defensiva, una construcción de 41 metros de altura coronada por un pintoresco jardín que ofrece unas magníficas vistas.

Majestuoso resulta, igualmente, el Palacio Ducal, situado en la imponente Piazza de Napoleón. Construido sobre una fortaleza del siglo XIII, este edificio civil es uno de los más bellos de la ciudad y es actualmente la sede del gobierno. Dada su privilegiada ubicación en la plaza más grande de Lucca, este palazzo suele ser testigo de numerosos eventos al aire libre, muestras de arte y conciertos en citas marcadas en el calendario lucchese, como el Festival de Verano de Lucca o el Festival Lucca Classica.

Lucca palacio pfanner

 

Y en este recorrido palaciego no podían faltar por un lado el Palazzo Mensi, sede del segundo Museo Nacional de Lucca, que destaca por su preciosa decoración del siglo XVI. Y por otro, el Palacio Moriconi-Pfanner, del siglo XVII, una de las muestras más características del barroco de Lucca cuyos jardines son un auténtico oasis en medio de la ciudad. Pero para jardines los que puedes visitar en el fantástico y completo Museo Jardín Botánico, fundado en 1820 por María Luisa de Borbón, duquesa de Lucca. 

Lucca extramuros

Más allá de las murallas, hacia el norte de Lucca llegamos a un área repleta de villas con majestuosas mansiones y jardines espectaculares de finales del siglo XVI hasta mediados del XIX. Estas villas, hoy abiertas al público, pertenecieron a familias adineradas que solían emplear como residencias de vacaciones y casas de campo.  Como la imponente Villa Mansi del siglo XVI o la Villa Torrigiani máximo exponente del barroco lucchese. Ahora, si quieres pasar un día en familia o rememorar tiempos de infancia el Parque de Pinocchio, situado en Codolli - a escasos 15 Km de Lucca -, o el Museo Nazionale dei Fumetti son muy buenas opciones.

Más gastronomía de Lucca

Al rico patrimonio cultural de Lucca se suma indudablemente su irresistible oferta gastronómica. Sus reconfortantes primeros platos a base de verduras y legumbres son una pequeña muestra de otros platos principales igual de deliciosos y de excelente calidad. Se tratan de recetas basadas en una cocina campesina con ingredientes sencillos, en los que importa la buena mano de los luccheses para ofrecer platos de gran tradición con sabores a mar y montaña.

Aquí destacan los estofados y guisos a base de carnes como la emblemática rosticciana, un costillar de cerdo que suele ir acompañado de polenta de castañas, dos ingredientes habituales de la cocina lucchese. Igualmente, para los amantes de la carne, Lucca propone el guiso de coniglio in umido (literalmente conejo mojado) por ir “bañado” en una deliciosa salsa a base de tomate, cebolla, ajo y aceitunas. Pero sin duda el plato más amado por los luccheses es el rovelline, un plato muy sencillo de preparar y consistente en escalopines de ternera empanados acompañados de salsa de tomate y puré de patatas.

Y del campo pasamos al mar y el río. Uno de los platos que encontraréis en la carta de muchos restaurantes en Lucca es el bacalao arrostito con ceci, un bacalao cortado en tiras sobre una base de garbanzos aderezados con un buen aceite de oliva DO y perejil. Y directamente del río Serchio proceden las truchas que puedes tomar normalmente en brochetas. Como guarnición la frissoglia es una buena opción para aligerar cualquiera de estos deliciosos platos principales, ya que se compone de verduras de temporada pochadas.

torta di cioccolato

Foto: Torta di cioccolato

Y para poner un dulce final a esta escapada a Lucca, nada como probar su repostería de larguísima tradición. Un ejemplo es el buccellato, un aromático y esponjoso pan dulce en forma de rosca cuyo origen se remonta a 1450. En Lucca se prepara con uvas pasas y semillas de anís, entre otros ingredientes principales, y resulta una delicia acompañarlo con un buen vaso de vino como el Montecarlo de DO lucchese.

También puedes optar por los necci, una especie de tortitas elaboradas con harina de castañas que, pese a su simplicidad, son un bocado delicioso y en Lucca se suelen tomar rellenas de queso ricotta. Y si eres amante del chocolate la torta di ciocolatto es tu postre. Esta tarta elaborada con pasta frolla, similar a la crostata, es una verdadera perdición, como la que sentiréis al probar los postres de chocolate de nuestra carta. Así nos despedimos de Lucca, con el mejor sabor de boca y pensando en regresar a ella, inalterable al paso del tiempo.

43.8376211, 10.4950609

Lucca

Hacia el norte de la Toscana, entre Pisa y Florencia se encuentra la ciudad medieval de Lucca, en un paisaje llano sobre el río Serchio y abierta hacia el mar Tirreno.

Población: 88 397 hab.

Superficie: 185 kmª