Pésaro, la costa de las colinas
26
Jul

Pésaro, la costa de las colinas

Bañada por las aguas del mar Adriático y limítrofe con la región de Emilia Romagna, Pésaro forma un tándem indisoluble con Urbino, ambas capitales de la provincia homónima de esta región italiana de Las Marcas. Adentrarse en esta pequeña localidad costera provoca sorpresa por su cuidado centro histórico de bonitos edificios modernistas y callejuelas empedradas. Por ellas se llega a la Plaza del Popolo, donde se alza imponente el Palazzo Ducale, un ejemplo de arquitectura renacentista de mediados del siglo XV en el que destaca su pórtico y sus cinco ventanales ricamente decorados. El resto de la plaza lo forman otros edificios de diferentes periodos y una fuente del siglo XVII de la que surgen tritones y caballos de mar.

La oferta museística de Pésaro cuenta con dos centros principales: por un lado, el de la pinacoteca, que alberga una buena muestra de pinturas de artistas como Giovanni Bellini o Guido Reni, y por otro, el Museo de Cerámica, el más importante de Italia. De hecho, Pésaro es una de las regiones más relevantes de esta industria de mayólicas que creció en los siglos XIV y XVII. El Museo de Cerámica recoge así una buena muestra de ejemplares de las principales fábricas de cerámicas del Renacimiento. Y si quieres redondear la visita a Pésaro, no dejes pasar la oportunidad de visitar el Museo Arqueológico Oliveriano, junto con la biblioteca del mismo nombre, situado en el bonito Palazzo Americi, del s. XVII.

Villa imperiale

 

Naturaleza y costa

No obstante, el verdadero valor de Pésaro reside, sobre todo, en su entorno natural, gracias a la presencia del Parque de San Bartolo y sus irresistibles y cuidados 7 kilómetros de playas, de bandera azul, bañadas por el Adriático. En Pésaro los apasionados del cicloturismo están de suerte porque aquí se creó la Bicipolitana, una especie de metro en superficie cuyas vías (las pistas ciclistas) son recorridas por los amantes de las bicis. Además, en el corazón del Monte de San Bartolo se esconde uno de los tesoros mejor guardados de la localidad, su majestuosa Villa Imperial del siglo XV. La villa, un conjunto de dos edificios ajardinados pertenecientes a las familias Sforza y Della Rivere respectivamente, se abre solo los meses de verano, de junio a septiembre y con reserva, por lo que, si tienes ocasión de visitarla, merece la pena.

Gastronomía pesarese

Los productos de la gastronomía de la región de Las Marcas destacan por su excelente calidad y Pésaro no es una excepción. Como en otras provincias, el aceite de oliva de Cartoceto (DOP) es el oro líquido que condimenta las recetas más emblemáticas de la tierra. Y, precisamente, la privilegiada situación entre mar y montaña hacen que Pésaro se nutra de ingredientes de la tierra, como las preciadas trufas de las localidades de Sant’Angelo in Vado o Acqualagna y de gran variedad de setas. Con ellas se elaboran muchos de los platos del recetario pesarese y junto con los productos frescos del mar Adriático se cocinan algunos de los platos más representativos de esta tierra.

Pasta

 

Probablemente el primer aroma de Pésaro sea la salinidad del mar y a él remite el plato más afamado de la localidad: il brodetto. Se trata de una sopa de pescado elaborada con hasta 13 variedades de peces y mariscos diferentes, dado que el origen de esta sopa se remonta a la morralla que los pescadores traían de sus incursiones en alta mar. Hoy degustar este plato, guisado a fuego lento con tomate, cebolla, ajo, vino blanco y perejil, en algunos de los bonitos pueblos costeros de la localidad de Pésaro es uno los placeres que no puedes perderte, sobre todo, si pruebas las que preparan en Fano. Ahora, igual de tradicional y más universal es la pasta y aquí en Pésaro puedes probar los genuinos cappelleti in brodo, una pasta al huevo con caldo, similar a los ravioli, rellena habitualmente de carne bovina de las Marcas de IGP, de cerdo o de pollo y los macheronni alla pesarese cuya salsa casera de trufa negra, como la que puedes probar en nuestros restaurantes, te conquistará.

Como te quedarás con ganas de más, aconsejamos que dejes hueco para probar los segundos platos más habituales de la cocina pesarese. Muchos de ellos están dedicados al compositor italiano Rossini, por eso encontrarás habitualmente en las cartas esta referencia, como en los tournedos alla Rossini, unos filetes de ternera a la brasa de la raza Marchigiana de IGP con jamón, setas, limón, perejil y pimienta. Igualmente, esta deliciosa carne se emplea para la elaboración de pizzas y en el relleno de los canelones alla Rossini junto con las setas, tan reconocidas de la región. Si te decantas por sabor a mar, las sardinas o los salmonetes a la brasa son buenas opciones para saborear lo mejor de la cocina de Pésaro. ¿A qué esperas para descubrirlo?