Pisa, la ciudad de los milagros
07
Dic

Pisa, la ciudad de los milagros

Pisa, la capital de la provincia homónima se sitúa a escasos kilómetros de Florencia, la capital de la Toscana. De ahí, que sea una de las visitas complementarias e imprescindibles cuando se visita esta última. Sin embargo, Pisa suma atractivos por sí misma, aunque su conjunto monumental en la Piazza dei Miracoli acapare la atención de turistas y visitantes. Es aquí, en esta plaza declarada Patrimonio de la Humanidad, donde se reúne el famoso conjunto de edificios representativos del románico pisano italiano.

La ubicación ya es de por sí atractiva, puesto que la plaza se encuentra en una explanada sin edificios alrededor, realzando así la majestuosidad del conjunto. Empezando por el Duomo, obra iniciada por Bruschetto en 1063 y reflejo de una mezcla de culturas en su arquitectura que incluye influencias paleocristianas, bizantinas, lombardas, árabes y normandas. Dicha mezcla se traslada a la pluralidad de mármoles y elementos decorativos de la fachada y de su interior. Y aunque la catedral se culminó en el 1118, el incendio del siglo XVI obligó a reconstruir algunos frescos de la cúpula y del interior.

Igualmente, resulta imprescindible la visita al baptisterio situado en la fachada principal de la catedral cuya construcción se inició en 1152 y finalizó con la cúpula en 1358. Se trata de una edificación circular, similar a la que se puede encontrar en otras ciudades italianas, cuya base sigue la estructura y estilo románicos, mientras que los niveles superiores remiten al gótico. Y lindando con la muralla que cierra la plaza por el norte, está el camposanto, obra de Giovanni di Simone iniciada en 1278 y finalizada en 1464. El camposanto alberga un claustro ajardinado con sarcófagos de origen romano y sepulcros de los ciudadanos pisanos más ilustres a lo largo de varios siglos.

torre di pisa

 

La Torre más emblemática de Italia

Sin embargo, el protagonismo de la Piazza dei Miracoli se lo lleva la torre inclinada. Construida en el siglo XII, realmente se trata del campanario del Duomo y ha sido y es objeto de fascinación por su peculiar construcción: 56 metros de altura, con 5 metros de inclinación sobre su eje perpendicular. Bonanno Pisano comenzó la construcción en 1173, pero a lo largo de 200 años, y a medida que se iban añadiendo plantas, la torre seguía escorándose por la cesión del terreno sobre el que se levanta. Fue Tomaso Pisano quien la concluyó a mediados del siglo XVI y aunque se temió por su derrumbe en 1992, desde entonces hasta 2011 se ha trabajado por recuperar su verticalidad en 40 cm. Hoy se encuentra abierta al público, y aunque hay que subir 294 escalones, las vistas desde lo más alto merecen la pena.

Gastronomía de Pisa

La gastronomía pisana se caracteriza por un recetario muy variado que aglutina todo lo bueno del mar y del agua dulce con sus pescados, de la tierra con sus carnes, especialmente de caza (jabalí, pato, conejo…) y legumbres. La frutas y hortalizas son asimismo una parte imprescindible de la dieta de los pisanos, muy arraigada por otra parte en esta tierra toscana, cuya excelencia es su marca de identidad.

En una primera incursión a la gastronomía pisana, repasamos algunos de sus primeros platos más emblemáticos, muchos pensados para estos meses fríos. De hecho, los platos de cuchara son habituales en las mesas de Pisa, como ocurre con la minestra di fagioli bianchi, una sopa elaborada con una variedad de alubia blanca típica de la región elaborada con ingredientes tan sencillos como tomates, ajo, hojas de salvia y romero y aceite de oliva. Aunque para recetas tradicionales pisanas tienes la bordatino alla pisana, una sopa elaborada con harina maíz, alubias y cavolo nero, la famosa pappa al pomodoro, a base de tomate, o la sopa de ranas, sólo apta para paladares atrevidos.

spaghetti vongole veraci

 

Ahora, si eres incapaz de resistirte a un buen plato de pasta, en Pisa estás de suerte. En su recetario abundan platos deliciosos acompañados bien con salsas a base de carnes, como los papardelle con conejo o pato, o bien de pescado. Así sucede con los famosos bavettine sul pesce, elaborados con los pici, una variante de spaghetti típicos de la Toscana, acompañados con sardinas, gambas u otro pescado o marisco simplemente salteados con ajo, perejil, pimienta y un buen aceite de oliva. Dentro de esta variedad también puedes optar por la pasta e ceci, en general una pasta corta con garbanzos y salsa de tomate a la que puedes añadir gambas o unos clásicos spaghetti con coquinas del río Serchio o Gombo. En nuestra carta tienes dos opciones para saborear Pisa sin necesidad de viajar hasta allí con las salsas de vongole veraci o peperoncino e gamberi.

Pero para receta histórica de pasta, la de los trenette alla renaiola.  Esta receta, además de ser una de las más famosas de Pisa, surgió como el plato principal que tomaban los marineros que transportaban la arena del Arno en los barcos con el pescado que conseguían durante la navegación. Desde entonces hasta la actualidad, la receta se ha reproducido fielmente y consiste en un plato elaborado con los trennette, una pasta larga y fina que se acompaña con una salsa de grelos, arenque o rape. Si además los acompañas con un buen Chianti Colline Pisane, será el perfecto cierre a una visita a Pisa.

43.7228386, 10.4016888

Pisa

La ciudad de Pisa, una de las paradas imprescindibles en la Toscana, se sitúa al oeste de esta región italiana, bañada por las aguas del Mar Tirreno y el río Arno

Población: 89.745 hab.

Superficie: 185 kmª

En nuestra carta