Reggio Emilia, descubriendo el corazon de Italia
16
Mar

Reggio Emilia, descubriendo el corazon de Italia

En nuestro viaje por la región de la Emilia Romagna, hoy nos adentramos en la capital, Reggio Emilia, una ciudad que respira autenticidad en el corazón del norte de Italia, entre el río Po y los Apeninos. Os invitamos a descubrir los tesoros que esconde esta deliciosa tierra de marcados contrastes y suculentos bocados que os atraparán desde el primer momento.

Reggio Emilia bien puede presumir de ser una de las ciudades con mayor sentimiento patriótico, pues fue aquí donde se creó la bandera tricolor que representa al país. Este honor se debe a que, en 1797 y con motivo de la conquista Napoleónica de esta zona, las ciudades de Reggio, Modena, Ferrara y Bologna se unieron para proclamar la fugaz República Cispadana, que junto a la República Transpadana sería el principio de la reunificación de Italia.

Sin embargo, los orígenes de esta ciudad se remontan al siglo II a.C, cuando fue fundada como colonia romana de la Via Emilia, y alcanzó su esplendor histórico en la Edad Media de la mano de Matilde Canossa o la Gran Condesa. Esta noble italiana tuvo un importante papel militar y político en las regiones de Emilia Romagna, Lombardia y Toscana durante los siglos XI y XII  y su relevancia destaca por haber mediado entre el papa Gregorio VII y el Emperador Enrique IV en la llamada humillación de Canossa que otorgó al emperador la absolución papal. Ya en el siglo XV y durante más de cuatrocientos años, la administración y construcción de la ciudad estuvo bajo la tutela de la familia Este, responsable en gran medida del aspecto que luce la ciudad en la actualidad.

Reggio Emilia, una ciudad para disfrutar

Un paseo por sus tranquilas calles y plazas otorga un respiro a cualquier visitante que desee salir de los grandes núcleos urbanos de Italia. No obstante, Reggio Emilia es considerada una de las ciudades más amigables para pasear en bici de toda Italia, lo que supone un atractivo más para dejarse sorprender por su patrimonio histórico y monumental.

Un buen punto de partida es la Piazza Prampolini, donde se puede visitar el Palazzo del Comune, del siglo XIV, en el que se creó la bandera blanca, verde y roja de Italia y el Museo del Tricolore dedicado a la misma. Sin salir de aquí, otra visita ineludible es el Duomo, que data del siglo XIII y preside el corazón de la ciudad. No lejos de allí, se sitúa la Piazza San Próspero y la Basílica Della Beata Vergine Della Ghiara del siglo XVI que sorprende por la belleza de su estilo Barroco.

La ciudad cuenta además con cinco museos, entre los que destacan el Palazzo San Francesco, con una importante colección de arte y hallazgos arqueológicos de la ciudad y la Galeria Parmeggiani que cuenta con una interesante colección de pintura italiana, española y flamenca. Más allá de los edificios museísticos, se encuentra el Teatro Municipal Valli, un teatro neoclásico cuyo nombre se debe al actor local Romolo Valli, coprotagonista de la película El Gatopardo de Visconti de 1963. Éste, junto al Teatro Ariosto, forman el epicentro cultural de la ciudad y ofrecen durante todo el año una variada programación artística de danza, ópera y teatro.

Los sabores de Reggio Emilia

El contraste del paisaje entre el mar Adriático que baña la costa sur y la montaña, nutre una gastronomía en la que priman especialmente los productos de la tierra, sobre todo, los dos más célebres de la cocina italiana: El queso Parmigiano Reggiano y el vinagre de Modena. La cercanía de Parma hacia el noroeste y Modena hacia el sureste hace que su gastronomía esté inevitablemente ligada a estos dos manjares con Denominación de Origen.

Pero simplificar los sabores de esta tierra a estos dos ingredientes no sería justo. Y es que esta región de Italia confiere a sus platos tradicionales de pasta rellena de una gran variedad de sabores. Así, no podéis dejar de probar los cappellettirellenos de estofado de carne y queso parmesano, un plato tradicional de invierno – normalmente servido en sopa – que suele hacerse para festividades especiales como Navidad y que al igual que nuestros Farfalle o nuestros Sorrentino, sorprenden por el perfecto contraste de sus ingredientes.

 

Como en otras zonas de Italia, la cocina de Emilia Romagna ofrece también una gran variedad de embutidos, como el prosciutto de Parma, la mortadela de Bologna, el zampone de Modena y una buena selección de quesos, los cuales se suelen degustar con uno de los platos más típicos del país: los gnocco fritos. Esta especie de pan frito, uno de los platos más tradicionales en las fiestas hasta mediados del siglo XX, es ideal para acompañar aperitivos y cenas.

No hace falta decir que la mejor forma de complementar estas recetas es con una buena selección de vinos de esta privilegiada región, como el universal Lambrusco, que podéis disfrutar en nuestros restaurantes, u otros elaborados con variedades de uva, como la SauvignonPinotChardonnay o Malvasia, con las que se crean potentes vinos blancos y las variedades de tinto como las Cabernet SauvignonMarzemino, o Croatina que dan como resultado caldos con cuerpo como el Gutturnio.

El remate final a esta explosión de sabores lo pone la repostería de la región para lo que es importante hacer hueco a algunas de sus célebres recetas. Por un lado, la Torta di riso, elaborada con la variedad de arroz carnaroli, fruta confitada, pasas, licor grappa y almendras. Por otro la spongata reggiana, habitual postre de invierno, hecha con relleno de frutas desecadas, miel y uvas pasas que recibe ese nombre por el aspecto esponjoso y consistente de ese relleno y de la que, al parecer, quedó prendado el propio Giuseppe Verdi cuando descubrió este dulce de exterior hojaldrado en una antigua pastelería de Muggia, mientras componía Don Carlos.

Desde luego Reggio Emilia bien puede considerarse una pequeña obra maestra, tal y como el célebre compositor definió a esta spongata. Desde aquí esperamos que os hayamos abierto el apetito para absorber los sabores y rincones del corazón más auténtico de Italia, la bella Emilia Romagna.

44.6989932, 10.6296859

Reggio Emilia

Reggio Emilia suele ser desconocida para el gran público, pero la autenticidad de esta ciudad, situada en la zona septentrional de Italia, entre las ciudades de Milán y Bolonia, invita a la calma y a detener el tiempo. Os invitamos a dejaros asombrar por esta urbe repleta de tesoros por descubrir.

Población: 163.249 hab.

Superficie: 231 kmª