27
Abr

Rimini, capital de la gastronomía con Al Mèni

Foto: Giorgio Salvatori http://www.giorgiosalvatori.com/

Desde hace cuatro años, en junio Rimini se convierte en la capital gastronómica de toda Italia y del mundo. Esta ciudad costera de la Emilia Romagna acoge el Festival Al Mèni, un evento de gran magnitud que reúne a los chefs más prestigiosos bajo una carpa circense al más puro estilo Fellini. Pasen y vean…

Al Mèni, expresión que significa “manos” en dialecto romañolo y es también el título de una poesía de Tonino Guerra, se pone literalmente con las “manos en la masa” durante dos intensos días dedicados a la más alta gastronomía. Los próximos 17 y 18 de junio tendrá lugar la cuarta edición de este Festival, inaugurado en 2014, que reúne a 12 chefs consagrados con estrellas Michelin de la Emilia Romagna, - capitaneados por el reconocido chef italiano Massimo Bottura -, junto a otros 12 jóvenes talentos internacionales. Todo para compartir experiencias y deleitar con suculentas propuestas a foodies y visitantes que se acerquen hasta esta localidad de la ribera adriática.

El epicentro del festival transcurre en primera línea de playa, cerca del puerto y del emblemático Grand Hotel, en un llamativo escenario circense: el que soñó Federico Fellini en su célebre filme 8 y ½, en 1972. Bajo una carpa de 1.500 m2se cocina entre fogones un espectáculo gourmet de sabores, olores y colores. Pero las tentaciones gastronómicas también salen a la calle con puestos de comida, laboratorios de degustación, show cooking, mercados de productos típicos de Emilia Romagna de altísima calidad, dulces creaciones de los grandes maestros heladeros y mercados de artesanía. Todo es posible en este circo de la vida.

Rimini

Foto: Giorgio Salvatori http://www.giorgiosalvatori.com/  

Rimini, cocina y más

La Emilia Romagna tiene el honor de poseer el récord de Productos con Denominación de Origen Protegida de toda Europa, nada más y nada menos que 44, por lo que no es de extrañar que tenga lugar este gran evento culinario. Quien se deje caer por Rimini estos días podrá probar la estupenda variedad de embutidos de la región: desde el prosciutto de Parma, el culatello di Zibello, (un jamón curado parecido al jamón serrano) o su célebre mortadella, hasta sus exquisitos quesos como el parmigiano reggiano, el cremoso squaquerone rimienense o el di Fossa, ideales para acompañar la famosa piadina de Rimini.

Los chefs ponen a disposición del público creaciones sofisticadas a precios asequibles, todas elaboradas con ingredientes selectos y de fama internacional como el Aceto Balsámico de Módena, su aceite de oliva, sus pastas artesanales como los cappellacci di zucca o el arroz con certificación de Ferrara, además de una amplia variedad de verduras de la región, como los champiñones procedentes de los Apeninos. Con ellos se cocinan numerosos platos como los que podéis degustar en nuestros restaurantes acompañados de excelentes vinos como los Lambrusco rosado y rojo frizzante de denominación de la Emilia Romagna.

En el apartado dulce, Al Mèni cede su protagonismo a uno de los productos más universales y apreciados como es el rico helado italiano. De hecho, Rimini está considerada la cittá di gelato, y el festival reúne aquí a los maestros heladeros de la única academia especializada en esta estrella gastronómica del país: La Universidad di Gelato Carpigiano. Durante este fin de semana, la carta de sabores de este cremoso y refrescante dulce sorprende con creaciones atrevidas de los chefs al tiempo que se puede optar por sabores clásicos, como los elaborados con frutas típicas de la región. No podéis iros sin probar, por ejemplo, las variedades hechas con las peras IGP de Emilia Romagna, con amarena de Módena o con la famosa nectarina de Rimini, con la que también se crean helados especiales para otros eventos famosos de la localidad, como el de la Notte Rosa.

Rimini

 

Para dar un respiro al paladar y al estómago, Al Mèni también reserva un espacio dedicado a la artesanía y el diseño local en el mercado Matrioska. En una sucesión de puestos callejeros se pueden encontrar productos de cerámica tradicional, ropa, complementos, piezas de decoración o bisutería y, ¡cómo no!, productos gastronómicos para llevarse un pedacito de esta región tan exquisita de Italia a casa.

Este breve respiro permitirá coger fuerzas para el último día del festival que se cierra con un tentador desayuno – brunch en los jardines del Grand Hotel, que abre sus puertas de manera excepcional, eso sí, a los más rápidos en hacer su reserva. Claudio di Bernardo, el chef del hotel, junto a Massimo Bottura y los chefs participantes del festival preparan un delicioso buffet informal al módico precio de 30 €, un pecato di cardenale no intentar probarlo y poner la guinda a estos dos intensos días de festival gastronómico alla italiana.