Un menú navideño ideal para los amantes del queso
14
Dic

Un menú navideño ideal para los amantes del queso

Mozzarella de búfala, parmigiano reggiano, grana padano… Italia tiene una variedad casi infinita de quesos. Seguro que has probado muchos de ellos, pero, ¿cómo podrías incorporar estas delicias a tus comidas navideñas?
 
¡Te damos algunas ideas de cómo hacerlo! Anímate a probarlas y disfruta de un menú que sorprenderá a tus invitados, sobre todo, a los más queso adictos.

Empezamos las recetas navideñas abriendo el apetito con dos antipasti deliciosos. 

Bruschetta de mascarpone y tomate seco

Bruschetta de mascarpone y tomate seco

La bruschetta es uno de los entrantes más populares de la gastronomía italiana. De base tenemos una rebanada pan tostado y, sobre ella, colocamos nuestra combinación de ingredientes favorita. Para esta ocasión te recomendamos mascarpone y tomate seco. 

La textura cremosa y el sabor ligeramente cítrico de este queso lo hace perfecto tanto para platos dulces, como para salados. Los tomates secos, por su parte, aportan textura, dulzor y aroma Acaba la bruschetta con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y con unas hojas de albahaca fresca. 

Puedes comprar los tomates secos en aceite o hacerlos tú mismo. Es una receta sencilla con la que tendrás una conserva perfecta para ensaladas, para acompañar la pasta o como guarnición de un plato de pescado a la parrilla.

Para hacerlos necesitarás:

  • 80 gramos de tomates secos o deshidratados en casa
  • Abundante aceite de oliva virgen extra
  • 8 dientes de ajo
  • 1 cucharada de pimienta negra en grano
  • 1 cucharada de orégano
  • 1 cucharada de albahaca

Hierve los tomates en un cazo de agua al fuego durante 20 minutos. Luego retira del fuego y escúrrelos. Sécalos con una servilleta de papel para que no se estropeen cuando los metas en aceite. 

Los próximos pasos de esta receta italiana son muy sencillos, solo tienes que introducir los ajos pelados y machacados en un tarro de cristal con el aceite, añadir también las especias y las hierbas aromáticas y, por último, los tomates. Es importante que queden totalmente sumergidos en el aceite. Cierra el tarro y déjalo en la despensa durante tres días para que se mezclen todos los sabores y aromas. Una vez abierto mételo en la nevera y añádelo a tus recetas.

Rollitos de calabacín rellenos de robiola

Rollitos de calabacín rellenos de robiola

El robiola di Roccaverano es un queso italiano con Denominación de Origen Protegida de la región del Piemonte. Su origen es muy antiguo, se cree que tiene ascendencia celta y está muy ligado al pueblo de Roccaverano, aunque la mayor parte de su producción se da en otras provincias cercanas.  

Es un queso fresco, graso y sin corteza. Se elabora con un 85% de leche de vaca y un 15% de leche de cabra y oveja. Su forma cilíndrica y su ligera acidez lo hace perfecto para recetas como esta. 

Sigue estos 4 pasos:

  1. Corta 3 calabacines en láminas muy finas.
  2. Salpimiéntalos y cocínalos en la sartén con un poco de aceite de oliva hasta que estén dorados. 
  3. Corta el queso en porciones de 1 centímetro de grosor y envuélvelas con las láminas de calabacín. 
  4. Acaba el plato dándole un toque dulce con un chorrito de miel. 

Si quieres hacer esta receta para Navidad con ingredientes más fáciles de conseguir, puedes sustituir el robiola por un queso de cabra. 

¡Pasemos a los platos principales!

Como primera opción queremos proponerte una receta perfecta para estas fechas: 

Polpettone de pera y grana padano. 

Polpettone de pera y queso

Esta receta italiana es todo un clásico de la Navidad. Consiste en un rollo de carne relleno al horno, ideal para acompañar con unas patatas y unas chalotas asadas o con un poco de ensalada que le aporte frescura. 

Estos son los ingredientes que necesitarás para 4 personas:

  • Medio kilo de carne picada de ternera
  • 4 peras 
  • 100 gramos de grana padano
  • 5 lonchas de guanciale
  • Vino
  • 1 rama de canela
  • 1 huevo
  • Pan duro
  • Perejil
  • Sal y pimienta

Para preparar el relleno:

Pela y corta las peras en cuartos. Ponlas en una olla con 3 vasos de vino tinto y una rama de canela. Cocínalas a fuego lento hasta que queden tiernas. Quítales el vino y guárdalo. Tritura las peras y añádeles los 100 gramos de grana padano

Para la carne:

Añádela a un bol junto con el huevo, pan duro mojado en leche, perejil, sal y pimienta. Amasa todo bien evitando que la mezcla quede demasiado compacta. Añade un poco de leche si lo ves necesario. 

Extiende la carne formando un rectángulo de un 1 centímetro de grosor sobre un papel de horno. Pon el relleno de pera y parmigiano en su interior y enróllalo. Cubre el cilindro con las lonchas de guanciale. 

Ponlo en una bandeja y vierte el vino tinto que reservaste antes. Hornea la carne a 200º durante 45 minutos. ¡Y voilà!

En este menú no podía faltar la pasta así que, para la siguiente receta con queso, te proponemos esta otra opción de plato principal:

Gnocchi con gorgonzola, espinacas y nueces. 

 Gnocchi con gorgonzola, espinacas y nueces.

Ingredientes para 4 personas:

  • 800 gramos de gnocchi 
  • 150 gramos de espinacas frescas troceadas
  • 60 gramos de nueces
  • 150 gramos de queso gorgonzola
  • 8 cucharadas de nata líquida
  • 50 gramos de parmigiano reggiano rallado

Haz la receta en 3 sencillos pasos:

  1. Pon a cocer los gnocchi en una olla grande con agua hirviendo y un poquito de sal. Sácalos cuando empiecen a flotar. 
  2. Vierte la nata líquida junto con el gorgonzola en una cacerola más pequeña hasta que el queso esté derretido. Añade las espinacas y la mitad de las nueces. 
  3. Pon los Gnocchi en una fuente de horno y mézclalos con la salsa. Añádeles el resto de las nueces y el parmigiano rallado. Gratínalo durante 5 minutos hasta que estén dorados. 

En un menú de Navidad no puede faltar el postre. Y como la cosa va de formaggi, te proponemos dos clásicos italianos para acabar la cena con más queso. 

Cannoli de ricotta y naranja

 Cannoli de ricotta y naranja

El cannolo es un dulce típico de Sicilia. Es crujiente y perfecto para comer en un par de bocados. 

Ingredientes para hacer la masa

  • 2 tazas de harina de trigo
  • 2 cucharadas de mantequilla 
  • 1 cucharada azúcar
  • 1/2 cucharadita sal
  • 1/2 cucharadita canela en polvo
  • 1 clara de huevo
  • 1/2 taza de agua fría o algún licor como whiskey, brandy o limoncello.
  • Aceite para freír

Y para el relleno:

  • 1 taza de ricotta
  • 1 cucharada de ralladura de naranja
  • Azúcar al gusto

Para hacer la masa mezcla la harina, la mantequilla, el azúcar y la canela. Reserva la media taza de agua o licor y la clara de huevo y añádelos poco a poco sin dejar de remover.  

Cuando la masa esté tersa, extiéndela y divídela en distintas porciones con forma circular. Tápala con plástico y déjala reposar en la nevera unos 45 minutos. 

Una vez pasado el tiempo enrolla los discos de masa sobre un tubo de metal para darles forma y freírlos. Puedes encontrar este tubo en cualquier tienda de repostería. 

Mételo con la masa en aceite caliente y ve girándolo para que se haga por todos lados. Una vez esté dorado y crujiente, retira el cannolo del tubo y déjalo sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite. 

¿Aún no tienes el relleno? Este paso es facilísimo.

Añádele la cucharada de ralladura de naranja y el azúcar al gusto a la taza de ricotta. Mételo en una manga pastelera o, lo que es lo mismo, en una bolsa de plástico con un agujero en una de las esquinas. ¡Y a rellenar los cannoli!

Para decorar puedes esparcir un poco de azúcar glas por encima y ponerle un toque de confettura de naranja. 

¡Vamos con la última receta italiana de nuestro menú navideño!

Panna Cotta de queso con caramelo salado

 Panna Cotta de queso con caramelo salado

Para 4 personas necesitarás:

  • 200 gramos de nata líquida
  • 200 centilitros de leche
  • 400 gramos de queso crema (el mascarpone es una buena opción)
  • 90 gramos de azúcar
  • 1 cucharada de agar-agar.

Pon en un cazo al fuego con la nata líquida, la leche, el queso crema. Remueve la mezcla con varillas y retírala del fuego cuando rompa a hervir. En ese momento añade la cucharada de agar-agar o gelatina. Vuelve a remover para evitar que se hagan grumos. 

Comprueba el dulzor y añade más azúcar si lo crees necesario. 
Ahora solo queda colar la mezcla, repartirla en moldes y dejar que se enfríe, primero a temperatura ambiente y después en la nevera, durante 4 horas como mínimo. 

¡Vamos ahora con el caramelo salado! Estos son los ingredientes: 

  • 150 gramos de azúcar blanco.
  • 1 cucharada sopera de agua.
  • 150 mililitros de nata para montar.
  • 60 gramos de mantequilla.
  • Una pizca de sal.

En un cazo pon el azúcar con la cucharada sopera de agua y remueve. Ponlo a fuego medio y espera a que la mezcla se oscurezca un poco. Ten en cuenta que, cuanto más oscuro, más amargo quedará de sabor. 

Aparta el cazo del fuego y añade la mantequilla para que se derrita. Mientras tanto, calienta la nata hasta que hierva y viértela también en el cazo con una pizca de sal. 

Pon de nuevo el cazo al fuego durante un par de minutos y remueve todo bien para que se integren los ingredientes. ¡Listo!, ¡ya tienes tu caramelo salado!

Añádelo cuando vayas a servir la panna cotta y decora con una hojita de menta y unas virutas de chocolate al gusto. 

Si eres un auténtico enamorado de Italia, estas Navidades, tienes que probar alguna de estas recetas con queso, ¿por cuál te atreves a empezar?