Veneto, mucho más que su famosa laguna
25
Nov

Veneto, mucho más que su famosa laguna

Quizás esta sea una de las regiones más visitada y conocida de Italia, y del mundo, por presumir de una capital tan extraordinaria, como única: Venecia. Hoy nos encontramos en Véneto, cuya extensión alcanza los Dolomitas hasta abrazar el Mar Adriático, pasando por una amplia franja de colinas y llanuras marcadas por ríos, canales y el conocido delta del Po.

El Véneto, en efecto, recoge una impresionante variedad de paisajes que culminan en su famosa laguna, sobre la cual se eleva imperiosa la ciudad de Venecia. En nuestro recorrido, nuestra intención es ofreceros una postal de todas sus provincias, empezando por su capital. En este sentido, ir tomando  nota de los magníficos lugares que nos atienden: Belluno, Padua, Rovigo, Treviso, Vicenza, y la ciudad de los enamorados por excelencia, la bellísima Verona. Además, cabe destacar que gracias a la presencia de fuentes termales, el Véneto es un destino ideal para trascurrir unos días placenteros bajo el lema del relax y el bienestar. Así, pues, merece la pena un paseo por los suaves relieves de los Colli Euganei, donde se encuentran prestigiosos centros termales como las Terme Euganee, Abano y Montegrotto, lugares interesantes que permiten combinar tratamientos físicos con agradables excursiones.

No es solamente la naturaleza lo que define esta región, sino que también su historia va entendida y enmarcada con la misma creación de la República de Venecia, cuyos casi mil años de vida contribuyeron a formar una sociedad emprendedora que supo dominar en todo el Mediterráneo. Este afán protagonista y su privilegiada ubicación, fueron decisivos para convertir Venecia en encrucijada del comercio de los productos más exóticos que llegaban de Oriente. Asimismo, el pasado y las gestas de sus marineros, de los mercantes, de sus exploradores, entre los cuales encontramos al mismísimo Marco Polo, delatan de manera concreta este espíritu ambicioso que es típico de la ciudad lagunar, así como del Véneto, en general. Gracias, pues, a una mentalidad dinámica y funcional, que estuvo marcada por grandes conquistas, el Véneto pudo gozar de un significativo éxito comercial, y también verlo plasmado en las obras de importantes artistas que han dejado sus huellas, tanto en la arquitectura, como en las pinturas, presentes en cada provincia.

Para más pinceladas sobre esta espléndida tierra, hace falta hablar de sus tradiciones gastronómicas y de sus platos estrellas que son muestra viviente de la ya citada variedad paisajística.

Clásicos, en este sentido, son las alubias de Lamon, los espárragos de Bassano del Grappa, el apio de Verona y la achicoria roja de Treviso. Una especialidad muy véneta es la soapa calda, que consiste en una sopa de carne de pichón y pollo; mientras que en las áreas alpinas, los protagonistas de los fogones son las setas y la carne de corzo.

Asimismo, la cocina de la laguna se encarga de ofrecer los productos del mar. Así, pues, entre los platos típicos de esta zona se encuentra el risotto con pescado y mariscos, camarones, sardinas maceradas en vinagre con cebolla, y el exquisito bacalao mantecado, o sea cocinado con aceite de oliva, ajo y perejil y luego batido. Esta misma receta, además, tiene también otras versiones que dependen de las provincias. Esto explica, por ejemplo la existencia del bacalao mantecado la Vicentina del cual hablaremos más adelante. Asimismo, una especialidad propiamente de Venecia es la anguila estofada, que en dialecto local llaman: bisato. Y para los postres, de momento mencionaremos el más popular, y apreciado por todos los italianos, y no solamente. Este es el famoso Pandoro de Verona, un exquisito bizcocho esponjoso que suele presidir las mesas italianas durante toda la temporada navideña.

Un discurso a parte, por lo contrario, tendremos que hacer para lo que representa todo un clásico de los postres italianos: se trata del tiramisú. Al parecer, esta gustosa receta tiene su origen en el Véneto y precisamente en los años cincuenta. Algunas fuentes nada menos concretan en los burdeles de la región su localización exacta de creación; mientras que otras apuestan por la Toscana como verdadera patria. Sea como sea, la verdad es que el sabor y la textura de esta delicia nos tienen a todos enamorados. Y precisamente por esta razón, nosotros tampoco hemos sabido renunciar a la tentación de incluir el Tiramisú en nuestros postres. Y allí está! Exquisito, suave, preparado cada día por vosotros, en deliciosas capas de bizcocho espolvoreadas con cacao fino.

Ahora bien, antes de saborear todos estos manjares del Véneto, ¡tenemos que ganarnos ese momento! Para ello, nos ponernos ya en marcha hacía nuestra primera etapa, que no podía ser otra que la inimitable Venecia. Reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, con su laguna, sus islas y el Canal Grande, bordeado de palacios antiguos y finamente decorados,  como Venecia no hay otro lugar en el mundo.

45.7623333, 11.690976

Veneto

Véneto es una región en el noreste de Italia que tiene como capital Venecia y es la octava región más grande del país. Confina al norte con el Trentino-Alto Adigio, con Austria en su extremo nordoriental, a sur con Emilia-Romaña, al oeste con Lombardía, al este con Friuli-Venecia Julia, y al sureste con el mar Adriático.

Población: 4.922.743 hab.

Superficie: 18.399 kmª