Vinos y quesos de Piamonte
20
Ago

Vinos y quesos de Piamonte

No podemos seguir escribiendo sobre nuestro viaje por el Piamonte sin dedicar un post especial a los quesos y vinos del Piamonte, en cada pueblo y en cada ciudad a la que vamos hay variedades locales, ¡Y todas deliciosas! Así que hoy nos vamos a centrar en ellos para hablar más adelante en otros aspectos de la cocina regional, aunque no hacer referencia o hablar de ellos nos va a ser imposible, queremos hacer un alto y hablar de los más representativos.

La gastronomía del Piamonte presume de gran prestigio internacional, y en parte se lo debe a los Barolos, Gorgonzolas, Barbarescos, Robiolas, Nebbiolos, Paglierinos y otros muchos quesos y vinos dicen que el mejor vino italiano sale del Piamonte, nos encontramos en la región vinícola más antigua de Italia. La variedad y calidad tanto de vinos como de quesos se debe en gran medida al paisaje y el clima: un a temperatura perfecta para viñedos y un pasto de propiedades excepcionales con el que se alimenta el ganado. Como siempre estos dos factores son los que proporcionan una buena materia prima, y para dominarla, siglos de tradición quesera y vinícola… Con estos antecedentes es lógico que el resultado sea tan distinguido.

En el Piamonte se trabaja un sistema de controles y calificaciones de los vinos desde hace décadas. A día de hoy posee 44 vinos con Denominación de Origen Controlada y Denominación de Origen Controlada y Garantizada. Aunque la especialidad piamontesa es el vino tinto, también se producen blancos, dulces y espumosos.

Uno de los más prestigiosos es el Barolo, un tinto con Denominación de Origen Garantizada producido en la zona de Barolo, en Cúneo. Es popularmente conocido como “vino de los reyes y rey de los vinos” porque, según dice la historia, en su día fue el favorito de la corte real del Piamonte. Hecho con uva nativa Nebbiolo, es fuerte, con cuerpo, seco, rugoso y tánico, con un sabor intenso y aromas a violetas, rosas, trufas y pimienta. Perfecto para platos de presa, carne roja y quesos fuertes de la región.

Para paladares más sutiles y trabajados, recomendamos otro tinto, el Nebbiolo d’Alba con Denominación de Origen Controlada. Es más joven, suave y refinado con aromas y sabores que sugieren violetas, hierbas silvestres, cerezas, frambuesas, trufas, y pasas. Ya en el siglo XVII era habitual encontrarlo en los banquetes y celebraciones de la Casa de Saboya. En estos momentos va ganando reconocimiento internacional con mucha rapidez.

Pero hay vida más allá de los tintos, el Cortese de Gavi es un vino blanco seco con Denominación de Origen Controlada Garantizada producido en Alessandria. De baja graduación, suave, fresco y muy fino, es la elección perfecta para acompañar cualquier pescado.

Y de postre… el prestigioso Asti Spumante, uno de los espumosos dulces más internacionales. Un vino blanco suave, delicado, fresco, muy aromático y con matices afrutados,  no puede faltar e un brindis italiano que se precie.  Se produce con uvas moscato blancas, a diferencia del champán que utiliza uvas negras. Es el acompañamiento perfecto para cualquier dulce.

En cuanto a los quesos merecen especial atención los de cabra como el robiola, un queso fresco, fuerte y muy cremoso que ofrece multitud de variaciones en función del periodo de maduración. Entre los tipos de Robiola que hay, destacamos el Robiola del bes, producido con leche ordeñada en época de apareamiento, entre octubre y noviembre. Esta peculiaridad le da un sabor muy especial. El Robiona de cocconato, con forma de seta gigante, se come recién hecho. El Robiola de Langhe es más seco y suave y suele servir con aceite de oliva. El Robiola de Alba es similar con la diferencia de que se consume dos semanas después de haber sido producido. El Robiola bossolasco es de olor fuerte y se deja madurar al menos un mes. El Robiola de roccaverano mezcla la leche de cabra con leche de vaca y tiene un sabor muy fino con un toque ácido y una textura granulosa. En toda esta variedad influye el valle de procedencia, responsable de diferentes matices, aromas y sabores en función del tipo de pasto del que se alimente el ganado. El tomino, un queso de cabra muy popular con el que se elabora la tominata, también es piemontés. Tiene pasta blanda y un sabor delicado sin dejar de ser intenso. Se puede conseguir fresco, curado o en aceite.  Otros quesos de cabra muy populares en el Piamonte son el caprino di rimella, un queso fresco y suave de Vercelli y Valsesia, y el Sora de Cúneo,  fresco, ligero y muy aromático.

En Piamonte tiene la costumbre de mezclar quesos distintos obteniendo otro con personalidad propia, como es el caso del brus, de Cúneo y Asti, que mezcla y aplasta diferentes quesos y los deja fermentar para luego añadirles grappa, creando así una crema sabrosa pero muy fuerte que se recomienda comer en pequeñas dosis; o el Sargnon, de Vercelli, hecho con trozos de Gorgonzola y otros quesos, que se también se mezcla con alcohol y se deja reposar un mes para convertirse en una crema intensa y muy rica.

Los quesos en el Piamonte se comen como antipasto, con aceite de oliva y especias, como postre, con pan, pero siempre que sea posible, merece la pena maridar maridarlo con el vino apropiado para potenciar los sabores y aromas de ambos, al final y al cabo siempre estuvieron hechos el uno para el otro.

Seguiremos hablando de vinos y quesos porque es inevitable encontrar muchos y muy ricos por el camino ¡Comer y beber en Piemonte es la felicidad absoluta! Nos vemos en Asti…

45.0522366, 7.5153885

Piamonte

El Piamonte (en italiano: Piemonte; en piamontés, occitano y arpitano: Piemont) es una región nordoccidental de Italia que forma parte de la Eurorregión Alpes-Mediterráneo. Su capital es Turín. Limita al norte con Suiza (cantones del Valais y Ticino), al este con Lombardía, al sureste con Emilia-Romaña (compartiendo un límite de poco menos de 8 km), al sur con Liguria, al oeste con Francia (región de Ródano-Alpes y Provenza-Alpes-Costa Azul), y al noroeste con el Valle de Aosta

Población: 4.450.359 hab.

Superficie: 25,402 kmª