Chieti, de mar y montaña
11
Apr

Chieti, de mar y montaña

Entre las montañas de Majella y el Adriático, la ciudad de Chieti queda rodeada por el río Aterno-Pescara y el río Alento, de modo que se divide en dos partes. Por un lado, la Chieti Alta, que alberga su casco histórico, mientras que por otro, la Chieti Scalo acoge la parte nueva de la ciudad, en la que se incluye su bulliciosa vida universitaria. Para empezar a descubrir esta curiosa ciudad, primero hay que remontarse a la época prerrománica, cuando la ciudad fue la capital de los marrucinos, de origen griego, hasta la llegada del imperio romano, en el año 305 a.C, que la convirtió en su municipio. Tras el declive de éste, fueron numerosas civilizaciones quienes se disputaron el territorio, desde los godos, visigodos, pasando por los angevinos y aragoneses, con los que alcanzó su máximo esplendor, y, por último, los franceses en el siglo XIX.

De este crisol de culturas ha quedado un remanente apreciable en la ciudad en sus edificios religiosos, civiles y palacios nobles. Desde sus restos romanos, de los que han quedado en pie el Teatro Romano, de la segunda mitad del siglo II, varios templetes, así como una cisterna de las antiguas termas romanas.  Su catedral, dedicada a San Giustino fue en origen un templo románico que, con el paso del tiempo, ha tenido construcciones sucesivas entre los siglos XII y finales del siglo XV, como la torre del campanario, obra de Bartolomeo di Giacomo. Asimismo, dentro de la parte antigua de la ciudad, otro edificio religioso de interés es la iglesia San Giovanni dei Cappucini, del siglo XVII.

Piazza Episcopate

En cuanto a los monumentos civiles, no te puedes perder el Palazzo del Comune, un bonito edificio medieval del siglo XVI situado en la céntrica Piazza di Vittorio Emanuele, cuyo patio interior destaca por la columna que sostiene una escultura de Aquiles, símbolo de la ciudad. Callejear por el centro supone deleitarse con bellos palacios pertenecientes a la nobleza como son el Palazzo de Justicia, el Palazzo Mezzanotte, el Palazzo Toppi, o el Palazzo d’Achille, entre otros. Pero si hay un templo imprescindible es la Villa Frigerj, ya que entre los jardines de la Villa Comunale se encuentra el Museo Arqueológico Nacional, que alberga una importante colección de exquisitas piezas escultóricas de la época prerrománicas y del período romano (de los siglos III aC al IV d.C).

La gastronomía de Chieti 

La cocina chietina es todo un festín de sabores que mezcla lo mejor de los productos del mar, junto con los procedentes del campo y la montaña. De hecho, el recetario de las mesas de los chietinos se mueve entre los platos más tradicionales del ámbito pastoral, como las legumbres, las verduras, el pan, hasta llegar a las nuevas tendencias culinarias, como las que abundan en Teramo que, sin embargo, no dejan de mirar al pasado y a su tradición y sus diferentes artes de cultivo, pesca y colecta. En común, la excelencia de sus materias primas como el sempiterno aceite de oliva virgen extra, con Denominación de Origen Protegido (DOP) de la Colline Tietina o las trufas, tanto negras como blancas, que acompañan buenos platos de pasta al huevo y otros platos emblemáticos de la región.

Per comenzare la tradición manda un buen antipasti y aquí en Chieti los reyes de la mesa son los quesos , como el pecorino abruzzese, elaborado con queso de oveja de la raza Plagiarola o la ricotta, requesón, un queso suave que combina perfectamente tanto con sabores dulces como salados. En nuestra carta puedes degustarlos en algunos platos como la pasta con salsa alla norma o con trio di sughi. Asimismo, otro buen entrante, especialmente habitual en el período de Pascua son los fiadoni abruzzesi, unas empanadillas cuya masa se elabora con huevo, vino blanco, harina y aceite de oliva y se rellenan con quesos, como el pecorino di Farindola o bien el queso de Guardiagrele.

Sapghetti Alla Chitarra

La región de Abruzzo está considerada como la primera en cuanto a producción industrial de pasta y compite desde el siglo XIX con la napolitana. La particularidad de la pasta (al huevo) chietina son los utensilios que se emplean para elaborarla, motivo por el que reciben nombres tan peculiares como spaghetti alla chitarra, “a la guitarra”, que suelen acompañarse con salsa de ragú de carne (ternera, cordero y cerdo), con champiñones o trufa o simplemente con tomate y albahaca. Su apellido, a la guitarra, se debe al instrumento en forma de marco de madera y cuerdas de metal que al ejercer una ligera presión con el rodillo crea esta pasta larga de 3 milímetros grosor. Otro plato habitual de Chieti son los rintrocilo, cuyo nombre se debe a un particular rodillo con hendiduras que al pasarlo por la masa genera una pasta de 5 milímetros de grosor y unos 10 centímetros de largo. Los rintrocilo suelen elaborarse con ragú de carne o salsa de pescado procedente del Adriático. ¿A qué esperas para probar los sabores de Abruzzo en nuestros restaurantes?

42.347886, 14.1635845

Chieti

Nos adentramos en la región de Abruzzo, en la región central del Bel Paese bañada por las aguas del mar Adriático y cobijada por la cordillera de los Apeninos.

Població: 51.330 hab.

Superfície: 58 kmª

A la nostra carta