Nuestra primera parada es en el Monte Somma, antiguo cráter del Vesubio.

Allí, en el Santuario della Madona DFell'Arco, se rinde culto a la salazon del Monte Somma, antiguo cráter del Vesubio.

Una materia prima que inspira nuestro Tartar croccante di baccalà.

Paramos en Sorrento. En una taberna de Piazza Tasso.

Allí, en 1600, se utilizó por primera vez la patata para hacer gnocchi.

Nos vamos al epicentro de la Costa Amalfitana: Amalfi, el mejor destino para disfrutar de la Dolce Vita.
Terrazas con árboles abarrotados de limones variedad Sfusato Amalfitano.

Con lo que elaboramos nuestro cremoso Limonemisú.

Nos vamos a la preciosa Ischia que fue, durante los años 50, un lugar de gran afluencia de artistas internacionales.

Allí, en una velada que se extendió más allá de la madrugada, se creó la Puttanesca.

Una salsa que servimos con Fusillata casaneccia, un tipo de pasta que nos traemos de Gragnano. Pioneros en la elaboración histórica de la pasta seca.

Nuestra Fusillata casaneccia alla puttanesca es el resultado del contraste entre estos dos lugares.

Hacemos parada en los campos de Salerno

De allí nos traemos el Pomodoro San Marzano, una producción muy exclusiva de tomate que utilizamos como base para nuestras pizzas.

Si hablamos de pizza, no nos podemos ir de Campania sin parar en Napoli.

En 1889, Raffaele Esposito creó una pizza con los colores de la bandera italiana aprovechando la visita de una reina.

Sí, estamos hablando de la clásica pizza Margherita DOP.

Además de Pomodoro San Marzano, la nuestra lleva Mozzarella de búfala campana de Caserta.
La única con Denominación de Origen Protegida del mundo.

Hacemos una última parada en Avellino, conocido por la calidad de las avellanas.

Un tercio de la producción de nocciole de toda Italia procede de aquí.

Con ellas elaboramos un gelato de nocciola con el que coronamos nuestro Calzone al cioccolato.

¿Has disfrutado del viaje?
Saborea Campania a través de nuestros 6 platos en edición limitada.

 
 

La gastronomía de Campania es el corazón de la cocina italiana.
Está llena de alma, tradición, sabor y color.

Descúbrela a través de 6 platos en Edición Limitada.
Solo hasta el 30 de mayo.

Bacalao, calabacín asado, tomate confitado
amarillo y confettura di pomodoro
sobre pizza fritta

Pizza a portafoglio con Grana Padano DOP, pomodoro San Marzano DOP, mozzarella di Búfala Campana DOP y crujiente de coppa

Fusillata di Gragnano IGP con tomate
salernitano, alcaparras,
olivas Taggiasca y negra, guindilla y ajo

Con chocolate fundido y
gelato di nocciola

Con pomodoro San Marzano DOP
y provolone

Desliza hacia abajo para comenzar el viaje

¿Empezamos?

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Nuestra primera parada es en el Monte Somma, antiguo cráter del Vesubio.

 
 

Allí, en el Santuario della Madona DFell'Arco, se rinde culto a la salazon del Monte Somma, antiguo cráter del Vesubio.

 

Una materia prima que inspira nuestro Tartar croccante di baccalà.

 
 

Paramos en Sorrento. En una taberna de Piazza Tasso.

 
 

Allí, en 1600, se utilizó por primera vez la patata para hacer gnocchi.

 
 

Nos vamos al epicentro de la Costa Amalfitana: Amalfi, el mejor destino para disfrutar de la Dolce Vita.
Terrazas con árboles abarrotados de limones variedad Sfusato Amalfitano.

 
 

Con lo que elaboramos nuestro cremoso Limonemisú.

 
 

Nos vamos a la preciosa Ischia que fue, durante los años 50, un lugar de gran afluencia de artistas internacionales.

 
 

Allí, en una velada que se extendió más allá de la madrugada, se creó la Puttanesca.

 
 

Una salsa que servimos con Fusillata casaneccia, un tipo de pasta que nos traemos de Gragnano. Pioneros en la elaboración histórica de la pasta seca.

 
 

Nuestra Fusillata casaneccia alla puttanesca es el resultado del contraste entre estos dos lugares.

 
 

Hacemos parada en los campos de Salerno

 
 

De allí nos traemos el Pomodoro San Marzano, una producción muy exclusiva de tomate que utilizamos como base para nuestras pizzas.

 
 

Si hablamos de pizza, no nos podemos ir de Campania sin parar en Napoli.

 
 

En 1889, Raffaele Esposito creó una pizza con los colores de la bandera italiana aprovechando la visita de una reina.

 
 

Sí, estamos hablando de la clásica pizza Margherita DOP.

 
 

Además de Pomodoro San Marzano, la nuestra lleva Mozzarella de búfala campana de Caserta.
La única con Denominación de Origen Protegida del mundo.

 
 

Hacemos una última parada en Avellino, conocido por la calidad de las avellanas.

 
 

Un tercio de la producción de nocciole de toda Italia procede de aquí.

 
 

Con ellas elaboramos un gelato de nocciola con el que coronamos nuestro Calzone al cioccolato.

 
 

¿Has disfrutado del viaje?
Saborea Campania a través de nuestros 6 platos en edición limitada.