El Prosecco: tu aliado perfecto para hacer cócteles italianos estas fiestas
23
Dec

El Prosecco: tu aliado perfecto para hacer cócteles italianos estas fiestas

¿Quieres saber más sobre él Prosecco? Comencemos por su origen. El Prosecco se elabora con uvas gleras que proceden de las regiones de Friuli-Venezia Giulia y Veneto. 

Podemos encontrarlo en su versión completamente espumosa (spumante) o sutilmente burbujeante (frizzante). La primera variedad es sometida a una fermentación secundaria completa con un método llamado Charmat, un proceso más complejo que hace que el Prosecco spumante se considere un bien más preciado. 

Otra característica a tener en cuenta si estás pensando en comprar Prosecco es su dulzura. Puedes encontrar tres tipos en este sentido, de menor a mayor cantidad de azúcar: brut, extra seco y seco. 

Ahora que sabemos cuáles son las variedades y virtudes del Prosecco hablemos de cómo tomarlo. 

El Prosecco es perfecto para tomarlo solo de aperitivo o como acompañante de la comida pero, sobre todo, es el rey de los combinados. Su sabor ligeramente afrutado y su cuerpo de burbujas lo han convertido en el aliado ideal de muchos de los cócteles más famosos de Italia. 

Te hablamos de algunos de ellos. Descubre sus historias y apúntate las recetas para sorprender estas Navidades. 

Sgroppino al Limone

A medio camino entre cóctel y batido, esta bebida es refrescante y deliciosa. 
Sus orígenes son inciertos, lo que sí se sabe es que era un digestivo habitual de la nobleza veneziana. 

Sgroppino al Limone

 

Para que tu cena navideña sea un éxito te recomendamos que sirvas como postre un Sgroppino hecho con mucho amor. Para un vaso necesitarás:

½ taza de Prosecco
½ taza de sorbete o helado de limón
4 cucharadas de Limoncello
Menta

Bellini

Otro de los grandes cócteles célebres y también veneziano. Giuseppe Cipriani, artífice del famoso carpaccio y dueño del Harry 's Bar, creó este cóctel en 1948.

Cipriani bautizó a sus dos recetas más conocidas con los apellidos de dos pintores italianos. Vittore Carpaccio por los colores rojizos y amarillos de su obra y Giovanni Bellini por los tonos rosado de sus cuadros tan parecidos a los de la bebida. 

Cóctel Bellini

 

Orson Welles, Sinclair Lewis y Ernest Hemingway fueron algunos de los célebres asiduos al Harry 's Bar durante sus estancias en Venezia. Se rumorea que Hemingway pedía Bellini con tanta frecuencia que llegó a convertirse en su cóctel predilecto. 

Y, como no, el Prosecco vuelve a ser protagonista. Para hacer un Bellini necesitarás:

  • ⅔ taza de Prosecco
  • ⅓ taza de zumo o pulpa de melocotón
  • Una cucharada de azúcar 

Si el melocotón no es tu fruta preferida, puedes optar por otra combinación que surgió tras el Bellini y que sustituye el zumo de melocotón por zumo de uva o de pera. Su nombre, el de otro gran pintor italiano: Tiziano. Y, si en lugar de rosados y amarillos, prefieres el rojo de las fresas, el Rossini, que debe su nombre al compositor Gioachino Rossini, es tu bebida.

Sin embargo, la internacionalidad del siguiente cóctel llamará aún más tu atención. Seguro que lo has probado con otro nombre. 

Mimosa

El vino espumoso no puede faltar en esta bebida, ya sea Champagne, Cava o Prosecco. Su receta es muy sencilla. Tan solo dos ingredientes capaces de conquistarte en el primer trago:

  • ⅔ taza de Prosecco
  • ⅓ de zumo de naranja
Cóctel Mimosa

 

La Mimosa es un habitual de los ‘brunch’ americanos, pero también es frecuente encontrarla en España con el nombre de ‘Agua de Valencia’. Suele servirse muy fría en una copa de flauta, el vaso festivo por excelencia. Así que si no sabéis con que brindar estas Navidades, aquí tenéis una idea.  

Cambiamos de ciudad, abandonamos Venezia y viajamos a Firenze para encontrarnos con otro célebre cóctel.

Negroni

Esta vez su creador decidió bautizarlo con su propio nombre. El florentino Camilo Negrori inventó esta bebida en 1920 a base de mezclar Campari, Martini rojo y Ginebra. 

¿Dónde está el Prosecco te estarás preguntando? El vino lo encontramos en la versión que Mirko Stocchetto hizo de esta bebida en la década de los 60’, cuando sustituyó la ginebra por Prosecco y rebautizó el cóctel con el nombre de Sbagliato. 

Cóctel Negroni

 

Llegamos al final de esta lista de cócteles espumosos y acabamos con una combinación que nos encanta: nuestra Sangría di Prosecco.

Sentimos no poder revelar la receta, preferimos que vengas a probarlo a nuestros restaurantes y te dejes sorprender por este delicioso y mediterráneo cóctel que tanto nos representa.